Puigdemont
El presidente catalán, Carles Puigdemont. Quique García / EFE

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ultima la declaración de independencia que prevé plantear este martes en el Parlament, con efectos "progresivos" y con la previsión de iniciar un "proceso constituyente" en Cataluña, según han explicado a Efe diversas fuentes soberanistas.

Ha sido un lunes frenético de reuniones a múltiples bandas entre los distintos actores soberanistas para comentar los escenarios que puede abrir la comparecencia que protagonizará Puigdemont este martes a las 18.00 horas en el Parlament.

El núcleo duro del proceso independentista -con Puigdemont, el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, representantes de partidos y entidades, así como exdirigentes soberanistas- ha mantenido reuniones por la mañana y por la tarde, para debatir los últimos borradores de la declaración de este martes, que no han parado de variar a lo largo de la última semana debido a la cadena de acontecimientos y cuya versión final no se dará por cerrada hasta este martes, han explicado fuentes conocedoras de las conversaciones.

Según las fuentes consultadas, la declaración de Puigdemont -que no se votará porque la ley del referéndum, aprobada por el Parlament y suspendida por el Tribunal Constitucional, no lo prevé- hará énfasis en la voluntad de diálogo del Govern para encauzar su pulso con el Estado e insistirá en la necesidad de buscar una mediación.

Con "efectos progresivos"

De acuerdo con los borradores que se manejan, Puigdemont se plantea una declaración de independencia con "efectos progresivos", en la que para algunas cuestiones se proclamaría que Cataluña pasa a ser soberana -previsiblemente las que conciernen a su marco institucional-, mientras que en otros asuntos la desconexión requeriría una negociación directa con el Estado o una mediación internacional para resolver el contencioso.

El Govern no puede aplicar entero el marco legal catalán que establece la ley de transitoriedad jurídicaSegún admiten diversas fuentes soberanistas, sin un acuerdo con el Estado, el Govern no puede aplicar entero el marco legal catalán que establece la ley de transitoriedad jurídica -por ejemplo, la administración de justicia o las finanzas-, por lo que consideran que la apelación al diálogo y la mediación es imprescindible.

La declaración también aludirá a la activación de un proceso constituyente, como establece la ley de transitoriedad jurídica, que preveía que si ganaba el 'sí' en el referéndum del 1-O el Govern pondría en marcha un proceso "democrático, de base ciudadana, transversal, participativo y vinculante, con el objetivo de redactar y aprobar la Constitución de la República" catalana, una tarea en la que los independentistas confían que se implicarán los comunes.

Elecciones constituyentes

Uno de los objetos de debate es el plazo a establecer hasta la convocatoria del siguiente "filtro democrático", que serían unas "elecciones constituyentes".

Algunos borradores fijaban un plazo de seis meses hasta las "constituyentes", aunque en los debates internos hay quien aboga por plantear un máximo de ocho o doce meses, mientras otros desaconsejan concretar un límite temporal.

La tormenta económica generada ante la perspectiva de una declaración unilateral de independencia, que ha motivado en los últimos días que numerosas empresas catalanas hayan anunciado en cadena que trasladarán su sede social fuera de Cataluña, ha ejercido presión sobre Puigdemont para que rebaje su declaración de este martes.

También en el seno del mundo soberanista, especialmente en el PDeCAT, hay debate sobre el alcance que debe tener la declaración, teniendo en cuenta la contundencia con que podría responder el Estado.

El pasado viernes, los diputados del PDeCAT se reunieron para analizar la situación y, según fuentes demócratas, hubo un "cierre de filas" con Puigdemont para que aplique lo que marca la ley del referéndum y proclame la independencia.

Pero el debate en el PDeCAT prosigue y esta mañana, en una reunión con cuadros, alcaldes y consellers del partido ha habido voces que advertían de los riesgos, unos temores que ya expresó la semana pasada el conseller de Empresa y Conocimiento, Santi Vila, y que han vuelto a aflorar hoy en una de las reuniones con miembros del Govern.

Declaración de independencia

En una entrevista, Puigdemont ha afirmado que en el pleno de este martes en el que ha pedido comparecer llevará una declaración de independencia y ha argumentado que así lo prevé la Ley del Referéndum que se aprobó a principios de septiembre en la Cámara. Así lo ha dicho en una entrevista a TV3.

La entrevista con Puigdemont fue grabada antes de la publicación de los resultados definitivos del referéndum; por lo tanto antes de la tarde del viernes de la semana pasada, por lo que no da más detalles sobre esta declaración de independencia como, por ejemplo, si será de aplicación inmediata o entrará en vigor a unos cuantos meses vista.

"La declaración de independencia está prevista en la ley del referéndum como aplicación de los resultados. Por lo tanto, aplicaremos aquello que prevé la ley", razona el presidente catalán, que asegura que el término que debe utilizarse es 'declaración de independencia' y no 'declaración unilateral de independencia'.

Que nadie se llame a engaño. Nadie se puede sorprender por que hagamos lo que dijimos que haríamos"Cuando haya la sesión plenaria prevista, haremos aquello que está previsto en la ley. Que nadie se llame a engaño. Nadie se puede sorprender por que hagamos lo que dijimos que haríamos", insiste, y asegura que el Govern no se cierra a que haya una mediación externa entre la Generalitat y el Gobierno central sobre el conflicto en Catalunya.

La ley del referéndum está suspendida por el Tribunal Constitucional (TC) y, preguntado por ello, esgrime que la norma la aprobó el Parlament y que, más allá de mecanismos jurídicos, "es la gente la que hace los referéndums y las leyes, y los que escogen o deberían escoger a los jefes de Estado y el modelo de Gobierno".

"¿Se puede obligar a todo un pueblo a estar en contra de su voluntad en un lugar? Esto no es aceptable, se le tiene que dar la oportunidad de elegir", ha argumentado el presidente, que ha pedido avanzar hacia una sociedad en la que la población tome decisiones sobre la política y los estados.

El presidente catalán lamenta que desde el Estado solo llegue la advertencia de que se suspenderá la autonomía catalana y no se abra la puerta a aceptar una mediación y concluye: "Pasan los días y, si el Estado no responde positivamente a las peticiones de mediación, nosotros haremos lo que hemos venido a hacer".

"No soy un criminal"

Preguntado por la posibilidad de que acabe en la cárcel, Puigdemont ha defendido que sería una solemne injusticia y concluye: "Que pase lo que tenga que pasar. A diferencia de otros, yo me podré mirar al espejo. Si mi hijas o otros me preguntan, no pasaré vergüenza".

"Yo hago política. No soy un criminal. Somos gente que se presentó a unas elecciones, que le dijimos a la gente que iniciaríamos un camino si nos daban la fuerza", ha explicado, y ha dicho que ahora no se les puede reprochar que quieran declarar la independencia.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.