El líder opositor ruso Garry Kaspárov ha calificado de "demencial" la reacción de las autoridades rusas a las protestas pacíficas en vísperas de las elecciones del domingo a la Duma o cámara de diputados de Rusia.

"La reacción de las autoridades fue demencial. Se trataba de una manifestación opositora completamente pacífica", dijo en rueda de prensa Kaspárov, que fue detenido y condenado el pasado sábado al término de la tradicional 'Marcha de los Disidentes'.

Se trataba de una manifestación opositora completamente pacífica"

Por otro lado, el líder opositor, advirtió de que habrá fraude en las elecciones legislativas, que se celebran el domingo y en las que él no participa, según publica El País. Kasparov ha sido proclamado por "La Otra Rusia" candidato a las elecciones presidenciales de marzo de 2008.

En prisión

En cuanto a su detención, Kaspárov denunció que las autoridades rusas "ignoran hasta las normas básicas del proceso judicial".

"Estuve en una celda de unos 12 metros cuadrados. Había una cama, tres cajones de metal, cuatro perchas, lavabo y taza de váter. Dos paseos al día. No había mucho sitio y no tenía vecinos", señaló.

Durante esos cinco días de retención en la sede de la policía de la capital rusa, Kaspárov no pudo recibir visitas, ni de su madre, que intentó llevarle alimentos, y tampoco de otros líderes de la oposición.

Varios mandatarios extranjeros como el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos censuraron la detención del líder opositor.

Kaspárov, que ha comparado al presidente ruso, Vladímir Putin, con los dictadores Franco y Pinochet, ya había sido detenido en mayo pasado en Samara durante la Cumbre Rusia-Unión Europea (UE), detención que provocó las quejas de la canciller alemana, Angela Merkel.