Artur Mas
El expresidente de la Generalitat, Artur Mas, en una comparecencia en 2015. ATLAS

El pasado jueves 5 de octubre el Banco Sabadell anunciaba su traslado de la sede a Alicante. Un día después, CaixaBanc se plantea también su marcha a las islas Baleares.

Poco después de la realización del referéndum del 9-N, Artur Mas, el por entonces presidente de la Generalitat, anunciaba en un acto de campaña que la futura independencia de Cataluña no iba a tener consecuencias negativas.

Mas acusaba al Gobierno de Mariano Rajoy de "infundir miedo a los catalanes" y negaba entonces toda posibilidad de que los bancos abandonasen la comunidad autónoma en caso de que el proceso arrancara: "Nos acaban diciendo que hasta los bancos se irán. Calma, tranquilidad, no se irá ninguno", según recuerda en un tuit Espejo Público.


El vídeo ha sido recuperado dos años después para demostrar que la profecía de Mas no se ha cumplido. El "Catalexit" está cada vez más cerca y son muchas las empresas que se están planteando abandonar la comunidad autónoma. Entre ellas, son los bancos los más castigados en la bolsa, cayéndose más de un 5% los títulos del Banco Sabadell.

De hecho, tras conocerse la salida de Banco Sabadell, muchos han sido los que han recuperado también las palabras del vicepresident del Govern y conseller de Economía de la Generalitat, Oriol Junqueras, en relación con las repercusiones económicas de la crisis política abierta en Catalunya, donde aseguraba que no se iba a producir una fuga de empresas.