Rehenes en el despacho de Clinton
El hombre que se ha encerrado en el despacho de Clinton se entrega a las autoridades. REUTERS / Brian Snyder

El hombre presuntamente armado con una bomba que tomó varios rehenes en una oficina electoral de Hillary Clinton en Nueva Hampshire (EEUU), finalmente se entregó a la policía, según informa la cadena CNN.

El detenido ha sido identificado como Leeland Eisenberg, un hombre con un historial de enfermedades mentales y ampliamente conocido por las autoridades de Rochester, la ciudad del Estado de Nueva Hampshire donde tenía sus oficinas Hillary Clinton.

El incidente terminó en torno a las 18,15 hora local, cuando ya no quedaban rehenes en la oficina, dado que Eisenberg les había dejado salir paulatinamente, gracias a la intervención de un mediador de la policía experto en este tipo de situaciones.

Bomba bajo el abrigo

El suceso se inicio a las 13,00 hora local (18,00 GMT), cuando Eisenberg, de unos 40 años y pelo canoso, penetró en la sede electoral de Clinton en Rochester, y dijo estar armado con una bomba adosada a su cuerpo, bajo su abrigo.

En ese momento, la senadora por Nueva York y aspirante a la candidatura demócrata para las elecciones presidenciales de noviembre de 2008, no se encontraba en las oficinas, sino que estaba en Washington, ya que tenía previsto participar en Vienna, en Virginia, en un acto electoral junto a otros aspirantes demócratas.

El secuestrador tomó inicialmente cuatro rehenes, si bien dejó salir al poco rato a una mujer y a su hijo, de pocos meses de edad.

Pasadas dos horas, y tras la mediación de un experto policial en este tipo de situaciones, dejó salir a los dos rehenes restantes que permanecían con él, según informaron medios locales.

Tras conocerse la presencia del hombre armado, la policía desalojó y acordonó toda la zona, que alberga también otras oficinas electorales en Rochester, como la del senador Barack Obama, que está ubicada a escasos metros de la de Hillary, al igual que la del también demócrata John Edwards.