El reportero Gervasio Sánchez en Santiago
El reportero Gervasio Sánchez en Santiago EUROPA PRESS

La sede de Afundación en Santiago acoge desde este jueves una exposición sobre la obra de Gervasio Sánchez, uno de los fotoperiodistas y reporteros de guerra más reconocidos del panorama estatal e internacional y que, desde los años 80, ha recorrido con su cámara y su libreta decenas de conflictos armados de todo el mundo.

La exposición ha sido inaugurada en la mañana de este jueves por el propio Gervasio Sánchez (Córdoba, 1959) y el comisario de la muestra, Gerardo Mosquera. La exposición cuenta con 68 fotos, la mayoría de ellas inéditas, y podrá visitarse en la capital gallega hasta el 7 de enero del próximo año.

En esta ocasión y a diferencia de otras exposiciones sobre Sánchez, la selección de las imágenes no está divida por temas o conflictos, sino que tiene como punto de unión el intento de los reporteros de extraer la "vida" y la lucha por la supervivencia que hay detrás de un conflicto armado.

Precisamente esto, como ha explicado el comisario de la exposición, Gerardo Mosquera, es una de las características principales del trabajo de Gervasio Sánchez a lo largo de sus más de 30 años de profesión. "Gervasio es un reportero de vida, no de muerte", ha apostillado.

"REIVINDICAR LA VIDA"

Sánchez, fotoperiodista y reportero de prensa escrita y radio, ha cubierto los principales conflictos acontecidos en el mundo desde la década de los ochenta. Centroamérica, la Guerra del Golfo, los Balcanes, Sierra Leona o la reciente crisis de refugiados en Europa han sido algunos de los muchos lugares en los que ha desarrollado su trabajo.

"Lo más evidente de una guerra son los muertos. Es mucho más difícil centrarse en los vivos", ha afirmado Gervasio Sánchez, que ha señalado que, a lo largo de su carrera, ha tratado de "renunciar a la mirada del típico reportero de guerra" e intentar "reivindicar la vida y la dignidad" que subyace en las historias que hay detrás de la línea de fuego.

Por ello, confiesa verse más atraído por las situaciones que siguen a una guerra, porque éstas "no se acaban" cuando cesa la violencia sino que concluyen "cuando se terminan sus consecuencias".

Así, se ha mostrado muy crítico con "la cobardía política y la actitud indigna" que mantienen algunos políticos en España sobre las fosas comunes de la Guerra Civil y el franquismo.

Además, en relación al conflicto político abierto en Cataluña, ha comentado que su experiencia le ha servido para darse cuenta que "cuando se destruyen los puentes de convivencia, las personas más preparadas, con dos dedos de frente, son los primeros en apretar el gatillo".

LA CLAVE: "EMPATÍA"

La exposición se complementa esta semana con varias actividades sobre el mundo de la fotografía y el periodismo de guerra. Este jueves, Sánchez ha mantenido un encuentro con estudiantes de un módulo de fotografía, a los que ha dirigido un mensaje: la "empatía" es la clave de un reportero.

"Si estás dispuesto a no sentir no vas a poder transmitir con decencia", ha afirmado, para luego añadir que una de sus máximas en el trabajo es no ser invasivo y "tratar a la gente" como a él le gustaría que lo tratasen, ya que si no, el reportero corre el riesgo de "convertirse en un agresor más".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.