La presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, ha asegurado que "le preocupa muy poco" a qué comidas y "para qué" va el exlíder del partido Ignacio Diego, al que le ha recordado que "todos somos muy mayores" para "saber cómo tenemos que comportarnos" y lo que "tenemos que hacer", un mensaje que ha hecho extensivo al portavoz del grupo parlamentario popular, Eduardo Van den Eynde, tras sus críticas a ella y a algunos de sus afines.

Así ha respondido Sáenz de Buruaga sobre la polémica que se ha generado por la supuesta asistencia de Diego a una comida prevista para este fin de semana en Laredo junto a otros miembros del partido críticos con ella y su Ejecutiva a raíz del Congreso regional del partido y cuestionada también por las críticas públicas a ella y a algunos de sus partidarios que ha dirigido en varias ocasiones el portavoz del grupo parlamentario popular, Eduardo Van den Eynde.

"EL INSULTO Y LA FALTA DE RESPETO SOBRAN EN EL PP Y EN LA POLÍTICA"

Sáenz de Buruaga ha insistido en que este tipo de cuestiones, "no le van a desviar" de su "prioridad" que -ha dicho- es "estar cerca de los cántabros" y, respecto a las críticas de Van den Eynde, ha garantizado que "no va a entrar en ningún tipo de provocación" o "enfrentamiento público con ningún afiliado" y "en ningún modo va a contribuir a erosionar" la confianza de quienes la han depositado en el partido.

Sin embargo, Sáenz de Buruaga sí ha defendido que "el insulto y la falta de respeto sobran en el PP" y "en la política".

Y respecto a la comida de Laredo y la supuesta asistencia de Diego, Sáenz de Buruaga se ha limitado a señalar que "cada unom sabrá a qué comidad va y para qué". "Francamente a mí esto me importa muy poco porque mi prioridad y mi preocupación es estar cerca de los cántabros y les puedo asegurar que a ellos y a mí nos preocupan muchas cosas pero no las comidas y el lugar de cada cual dentro del PP", ha añadido la presidenta 'popular'.

"Todos somos muy mayores, tenemos muchas horas de vuelo, unos más que otros, para saber cómo tenemos comportarnos", ha aseverado.

Sáenz de Buruaga se ha pronunciado así sobre la comida después de que la diputada Isabel Urrutia, afín a la presidenta del PP y miembro de la Dirección del PP de Cantabria, opinara que el almuerzo que los afines al expresidente del partido, Ignacio Diego, están organizando para este viernes en Laredo, es "una comida de amigos en contra del PP, o en contra de la actual Dirección del PP".

Urrutia señaló que la comida la promueve un movimiento que se llama Lealtad Popular, y recordó que quienes la organizan son "lo que están detrás de la querella" contra tres dirigentes del PP -la presidenta, la secretaria general y la gerente-, y detrás de las demandas y recursos que se han ido sucediendo tras el congreso regional, en el que María José Saénz de Buruaga arrebató la presidencia del partido a Ignacio Diego.

"Si su forma de colaborar es sentarse y estar con los que se querellan y piden cárcel a la presidenta, la secretaria general y la gerente del partido, con sus propios actos él mismo está diciendo todo", comentó Urrutia respecto a la supuesta asistencia de Diego a esa comida.

Las palabras de Urrutia fueron criticadas a través de las redes sociales por Van den Eynde, al que Sáenz de Buruaga intentó a su llegada a la Presidencia relevar como portavoz del grupo parlamentario, algo que no se llegó a materializar por la oposición de la mayoría de diputados del mismo, una situación que provocó la apertura de un expediente, que está pendiente de ser resuelto por el Comité Nacional de Derechos y Garantías del partido.

Cuestionada por este expediente abierto por el "desacato" -así lo denomina la presidenta del PP- de nueve de los trece diputados populares que se opusieron al relevo del portavoz, Sáenz de Buruaga ha señalado que está "entre los asuntos pendientes de abordar" del Comité Nacional de Derechos y Garantías del partido.

Y sobre una supuesta tardanza en resolver ese expediente, la presidenta del PP cántabro ha señalado que "no le consta de que haya ningún tipo de innacción" o "paralización" de ese expediente.

Sáenz de Buruaga, que a preguntas de los periodistas ha negado sentirse sola o abandonada por el partido a nivel nacional, ha explicado que son "procesos complejos", "reglados" y "con muchas garantías" y que, por tanto, llevan "sus tiempos".

"Supongo que después del verano e iniciado el otoño se se ha retomado la actividad del Comité y estará entre los asutnos pendientes de aboerdar, que no prioritarios. Con lo que está ocurriendo en España y la situación en el país yo me imagino, y comparto, que las prioridades del PP tengan que ser otras", ha señalado.

La presidenta del PP ha insistido en que "le preocupa muy poco" porque su prioridad y la del partido "son los cántabros" y ha asegurado que una "obligación" que ella se ha "impuesto" es que los "problemas internos" del partido "no salpiquen" las instituciones donde está el Partido Popular y se sigan cumpliendo las funciones que la formación y sus miembros tienen encomendados en ellas.

Y respecto a la posibilidad de que actitudes como la de Diego o las críticas de Van den Eynde pueda conllevar medidas disciplinarias, Sáenz de Buruaga ha precisado que en casos de diputados o portavoces el órgano competente en analizar esta cuestión, si procede, es el Comité Nacional de Derechos y Garantías.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.