Las acusadas de matar al hermano de Kim Jong-un
En el centro, una de las acusadas de matar al hermano de Kim Jong-un, saliendo del juicio. EFE

Las dos acusadas de envenenar a Kim Jong-nam, hermano del líder norcoreano, Kim Jong-un, tenían rastros en sus ropas del agente neurotóxico VX, declaró este jueves durante el juicio a ambas el jefe del departamento químico de Malasia.

Raja Subramaniam, director del Centro de Armas Químicas del país, apuntó que detectaron rastros degradados de VX en las camisetas de las acusadas, la indonesia Siti Aisyah y la vietnamita Doan Thi Houng, únicas detenidas pElor el crimen.

El testimonio de experto se produjo en la cuarta vista del proceso, que se alargará al menos hasta finales de noviembre y en el que la fiscalía llamará a declarar más de 100 testigos con los que pretende probar la "intención de matar" de las mujeres, reporta el diario "The Straits Times".

Las dos imputadas se declararon "no culpables" durante la apertura del juicio este lunes y de serlo condenadas afrontan la pena capital.

El VX es un líquido oleoso incoloro, sin olor ni sabor, que tarda en evaporarse, ataca el sistema nervioso y causa la muerte

El VX es un líquido oleoso incoloro, sin olor ni sabor, que tarda en evaporarse, ataca el sistema nervioso y causa la muerte. Está considerado por Naciones Unidas como un arma de destrucción masiva, y su producción y almacenamiento fue prohibido en 1993.

El pasado 13 de febrero, Kim se disponía a viajar a Macao, donde residía en el exilio, cuando dos mujeres le asaltaron en la terminal de salidas del aeropuerto de Kuala Lumpur y le frotaron el rostro con el veneno.

La autopsia realizada por forenses malasios determinó que el cadáver contenía residuos del citado tóxico en ojos, orina y sangre, además de en los objetos personales de la víctima.

Tanto Doan como Aisyah aseguraron durante los interrogatorios con la Policía que creían que participaban en una broma para un programa de televisión y que líquido utilizado era aceite para bebés.

Recibieron dinero

La defensa cuestiona la exposición al VX por parte de las acusadas ya que ni estas ni las personas que tuvieron contacto directo con el cuerpo contaminado de la víctima sufrieron síntomas de envenenamiento.

Las dos mujeres declararon a las autoridades que un grupo de cuatro hombres, quienes presuntamente orquestaron el incidente, les pagaron unos 80 dólares a cada una por participar en el montaje.

Estos varones, que la Policía identificó como norcoreanos, salieron del país el mismo día del asesinato y se encuentran en paradero desconocido.

El tribunal ha rechazado publicar las identidades y nacionalidades de estas cuatro personas, también acusadas por el asesinato. Los servicios de inteligencia de Corea del Sur y Estados Unidos atribuyeron el crimen a agentes norcoreanos.

Pyongyang sostiene que Kim murió de un ataque cardíaco y acusa a las autoridades malasias de conspirar con sus enemigos, al tiempo que insiste en identificar a la víctima como Kim Chol, el nombre que figuraba en el pasaporte con el que viajaba la víctima.