Bandera de Estado Islámico
Bandera de Estado Islámico, en una imagen de archivo. ALAA AL-MARJANI/SIRIA

La Audiencia Nacional juzga este jueves a Mohamed Harrak Al Louath, un miembro del grupo terrorista Estado Islámico que residía en Palma de Mallorca y que se dedicó a "entrenar de manera intensiva" a futuros combatientes para su envío a Siria e Irak, a quienes llegó a proponer "hacerse con material necesario" para cometer un atentado.

Diez años de cárcel pide la Fiscalía para él en su escrito de conclusiones provisionales por un delito de integración terrorista, si bien como pena alternativa propone 8 años de prisión y el pago de 9.000 euros de multa por un delito de colaboración terrorista.

Plantea además que, una vez cumplidas aquí las dos terceras partes de su condena, se decrete su expulsión de España con la prohibición de regresar en 6 años.

El acusado, de 28 años y nacionalidad marroquí, se encuentra en prisión provisional desde el 19 de abril de 2016, cuando fue detenido en Palma de Mallorca, donde residía en situación irregular.

La Fiscalía cree que es miembro del Dáesh desde 2014 y que se dedicaba "al adoctrinamiento constante y a preparar y entrenar de manera intensiva" a otros yihadistas.

Con ese fin publicaba imágenes e información en las redes sociales sobre su participación en combates con armas simulando campos de batalla para que los "captados" adquiriesen familiaridad con el manejo de armas de fuego y lograsen "las habilidades necesarias para combatir" con la organización terrorista.

Fue detenido el pasado 19 de abril de 2016 y desde entonces está en prisión provisional

Tenía en su poder un fusil AK-47 de airsoft, una actividad deportiva en la que los participantes, vestidos con uniformes paramilitares, combaten con armas simuladas y disparan pintura en escenarios que representan campos de batalla.

Consumió información del ISIS bajo el título "Consejos de seguridad para lobos solitarios y células autónomas" para pasar desapercibido y no parecer un miembro de Dáesh, que luego difundió "a quienes trataba de reclutar para su envío a Irak".

Además, buscaba en Internet a personas "de confianza para cumplir la promesa" y, cuando les encontraba, les conducía a foros privados para hablar "abiertamente de sus planes de emigrar a Siria e Irak o proponer hacerse con material necesario para llevar a cabo un atentado terrorista".

Uno de los días "más felices"

Según publicó Mohamed en uno de sus cuatro perfiles de Facebook, el 13 de noviembre de 2015, día de los atentados yihadistas en distintos puntos de París, fue uno de los días "más felices" de su vida. "Ver el terror en sus caras no tiene precio", aseguró.

En otro comentario publicado junto a una fotografía de Adolf Hitler dijo que no era "tan mala idea acabar con la lacra de la humanidad de los judíos sionistas mal paridos. Que pena que no le dejaran terminar su azaña (sic). Free Palestina. Allahu akbar (Alá es grande)".