Denuncian el "acoso" a policías y guardias civiles en Cataluña: "Esto parece la Alemania nazi"

Medio centenar de policías nacionales destinados en el Congreso, acompañados de diputados del PP y C's y de funcionarios de las Cortes, se concentran en protesta por el acoso que están sufriendo sus compañeros en Cataluña.
Medio centenar de policías nacionales destinados en el Congreso, acompañados de diputados del PP y C's y de funcionarios de las Cortes, se concentran en protesta por el acoso que están sufriendo sus compañeros en Cataluña.
Mariscal / EFE
Los 250 guardias civiles que estaban alojados en Calella han tenido que abandonar la localidad escoltados por los Mossos d'Esquadra. La tensión estalló la noche del lunes, cuando varios agentes, hartos del acoso, salieron a la calle con las porras extensibles en la mano provocando 14 heridos. La alcaldesa de Calella niega que se haya presionado a los hoteles para que expulsen a los agentes, pero ellos mismos aseguran que los dueños han recibido amenazas por parte de los vecinos.

Los sindicatos y asociaciones de policías y guardias civiles han denunciado este martes el "acoso" y "hostigamiento" a los agentes que se encuentran desplegados en Cataluña, una situación que, insisten, "se ha vuelto insoportable". "En la calle, en los cuarteles, en los hoteles, donde quiera que estén, se ven permanentemente amenazados. Han tenido que abandonar los hoteles donde se encontraban alojados, ante la presión que se ejerce sobre los propietarios de estos negocios", indican desde la Unión de Guardias Civiles en un comunicado.

Esta asociación ha comparado además que "la situación en Cataluña se parece más a la de la Alemania nazi que a la que se pueda ver en cualquier otro país en el que impere un sistema democrático". Por su parte, la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) ha presentado una denuncia contra los profesores de un instituto catalán que este lunes excluyó a los alumnos hijos de agentes y separó a aquellos que estaban a favor o en contra de la actuación policial del pasado domingo. Según ha explicado el coordinador de la AEGC en Cataluña, Bartolomé Barba, los profesores obligaron a los primeros a quedarse en clase mientras los segundos jugaban en el patio.

Desde la AEGC han manifestado a 20minutos su "preocupación ante la deriva independentista", que está llevando a "incrementar los escraches a la Guardia Civil y pone en riesgo la vida de los compañeros con cercos a los hoteles". Desde esta asociación insisten en que el pasado 1-O han cumplido "un mandato judicial, no político", y han denunciado la sensación de deriva en la que se encuentran los agentes allí destinados: "Somos peones, marionetas que nos llevan de un lado para otro. Si hacemos algo, malo. Si no, también. Si cumples el mandato judicial has obrado mal". Además, avisan de que "esto es un efecto llamada y vamos a tener un problema de orden público sin tardar".

También la Asociación Independientes de la Guardia Civil (IGC) ha recordado lo acontecido este lunes en la localidad barcelonesa de Calella, donde varios hoteles han expulsado a cientos de agentes después de que el domingo por la noche algunos cargasen con porras extensibles contra una multitud que les increpaba al grito de "fascistas". En este sentido, han hecho un "llamamiento a la razón" y han exigido a las autoridades "contundencia" para "investigar y erradicar actos y conductas" como la ocurrida en Calella.

De manera muy similar a la Guardia Civil se han expresado este martes los sindicatos de la Policía Nacional, quienes en un comunicado conjunto también han señalado la "persecución y acoso" vivida por parte de "sectores independentistas radicales". En dicha nota, han asegurado que esa campaña de "ataques" forma parte "de un plan que pretende poner en el centro de la presión de determinado sector social a quienes se han limitado a cumplir con la legalidad durante el 1-O, por orden judicial". El objetivo último de esa campaña sería, a su juicio, "la salida de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de Cataluña, como elemento necesario para que la impunidad pueda abrirse paso".

Por este motivo, han instado al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, a "atajar de inmediato, con todas las medidas legales, logísticas, políticas y de cualquier tipo que pongan fin a estas prácticas mafiosas", ha indicado el SUP. En este sentido, los sindicatos policiales han censurado la actitud de Zoido —"Ya es hora de que dé la cara por sus policías nacionales y deje de escurrir el bulto", han criticado— y le han pedido que "respalde con hechos" su trabajo.

También los guardias civiles han criticado la actuación del ministro Zoido y del Gobierno de Rajoy durante estos días. "La única manera de atajar esto es con medidas contundentes, tienen que presionar para que haya detenciones".

Críticas a los Mossos

Por otro lado, tanto policías como guardias civiles han vuelto a quejarse este martes de la "inacción" de los Mossos d'Esquadra, y han recordado que hay ocho juzgados investigando la actuación de la policía autonómica durante el pasado 1 de octubre.

"Si el domingo veíamos cómo los Mossos d'Esquadra no hacían su trabajo y en algunos casos incluso se enfrentaban a nuestros compañeros durante sus actuaciones, ahora estamos viendo cómo están haciendo el mínimo imprescindible para 'cubrir el expediente' y evitar ser denunciados por denegación de auxilio", indican desde la Unión de Guardias Civiles.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento