La Fiscalía investigará si hay delito de odio contra los policías obligados a desalojar los hoteles

Agentes de la policía nacional, en una imagen del día 1 de octubre en Tarragona.
Agentes de la policía nacional, en una imagen del día 1 de octubre en Tarragona.
EFE/Jaume Sellart

La Fiscalía de Barcelona ha abierto diligencias para investigar la expulsión de los agentes de la Policía Nacional de los hoteles de Pineda de Mar y Calella (Barcelona) en los que se hospedan y la posible implicación de los "responsables municipales" en esa decisión.

En un escrito, la fiscal jefa de Barcelona, Ana Magaldi, delega la investigación al servicio especial de Delitos de Odio y Discriminación de Barcelona, que ha abierto diligencias por los delitos de amenazas, coacciones y contra los derechos fundamentales y libertades públicas "cometido por la pertenencia de los afectados a la nación española".

El ministerio público ha encargado a la Policía Nacional que investigue las circunstancias en que se ha acordado expulsar a los policías de los hoteles en que se hospedaban, a cuyas puertas se han organizado concentraciones desde el pasado domingo para protestar por las actuaciones policiales para impedir el referéndum.

¿Amenazas o presiones sobre los hosteleros?

Según el decreto de apertura de diligencias, la Fiscalía ha constatado a través de informaciones periodísticas que "numerosos agentes de los cuerpos estatales de la Policía Nacional y la Guardia Civil en las localidades de Calella y Pineda de Mar han sido expulsados globalmente de los hoteles en que estaban alojados y que podría haber responsables municipales implicados en dichos hechos".

Además, añade el fiscal, por las redes sociales "circula un documento" en el que el gerente de los hoteles Checkin de Pineda de Mar asegura que se ha visto obligado a desalojar a los policías, bajo la amenaza del Ayuntamiento -gobernado por el PSC- de cerrar los establecimientos durante cinco años.

En un comunicado conjunto emitido este martes, el Ayuntamiento y la cadena hotelera de Pineda han negado esas presiones para expulsar a los policías y el consistorio ha precisado que se ha limitado a plantear a la Delegación del Gobierno si los policía podían adelantar unos días su salida de los hoteles, prevista para el 5 de octubre próximo.

Antes de que se proninciase la Fiscalía catalana, desde la Fiscalía General se iba a investigar esos hechos y, sobre todo, si ha habido "amenazas o presiones ilegales" sobre los hosteleros para que se les cerraran las puertas. La "información se está analizando para ver si procede iniciar actuaciones, si existen indicios de amenazas u otras presiones ilegales sobre los responsables de esos locales o los trabajadores de los mismos", dice una nota.

Por su parte, los cinco sindicatos de la Policía Nacional han solicitado al Ministerio del Interior que adopte "medidas urgentes y efectivas" para garantizar la seguridad de los agentes desplegados en Cataluña.

SUP, SPP, CEP, UFP y ASP denuncian en un comunicado conjunto los "ataques, acoso, persecución y señalamiento" que están viviendo y solicitan al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, que ataje de inmediato y "con todas las medidas legales, logísticas políticas y de cualquier tipo que pongan fin a estas prácticas mafiosas".

"Ya es hora de que el máximo responsable del departamento dé la cara por sus policías nacionales y que deje de escurrir el bulto, pasando a respaldar con hechos, más allá de las palabras, el trabajo de los únicos funcionarios que en este momento mantienen el Estado de Derecho en Cataluña, junto con los guardias civiles".

Una "campaña organizada"

Los representantes policiales subrayan que se trata de una "campaña organizada" porque "ha sido simultánea y eligiendo los mismos objetivos (hoteles y comisarías)" y "forma parte de un plan que pretende poner en el centro de la presión de determinado sector social a quienes se han limitado a cumplir con la legalidad durante el 1-O, por orden judicial".

En su opinión "el objetivo último sería la salida de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de Cataluña, como elemento necesario para que la impunidad pueda abrirse paso".

Por eso reiteran su petición, hecha el lunes por el portavoz del SUP en nombre de los cinco sindicatos, de que se revoque el acuerdo tomado "de una manera absolutamente irresponsable" en la Junta de Seguridad del pasado 10 de julio, por el que los Mossos d'Esquadra se integraron en el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y Crimen Organizado (CITCO).

Problemas en varias localidades

Varios hoteles de Calella (Barcelona), entre ellos el Palmeras, el Catalonia y el Vila, han instado a los 500 agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil a que abandonen sus instalaciones después de los incidentes ocurridos durante el intento de referéndum del domingo.

Según fuentes policiales, en el caso de la Policía Nacional son 250 los agentes antidisturbios los que tendrán que buscarse otro alojamiento mientras permanezca el dispositivo desplegado en Cataluña. Según las mismas fuentes, un grupo de personas ha acudido a uno de los hoteles a increpar a los agentes y la dirección del establecimiento dio un ultimátum a los policías para que a las doce del mediodía abandonaran sus habitaciones.

Las fuentes han indicado que la propia alcaldesa de Calella, una localidad próxima a Barcelona gobernada por el PDeCAT, ha sido la que ha llamado directamente a los directores de los hoteles advirtiéndoles de que o echaba a los agentes o paralizaba licencias de reforma pendientes.

Gimnasios, bares y otros comercios que durante años se han favorecido por la presencia casi continua en la localidad de fuerzas de seguridad no han permitido la entrada a los agentes.

Esta situación ha sido denunciada también por la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), que, en un comunicado, además de relatar el caso de los hoteles, ha resaltado el acoso y hostilidad contra los guardias civiles que está provocando "situaciones muy difíciles en el seno familiar de trabajadores que hace hasta escasas fechas vivían plenamente integrados en Cataluña".

Los Mossos piden "respetar" los alojamientos

Por su parte, los Mossos d'Esquadra han hecho un llamamiento a que los ciudadanos eviten "situaciones de crispación" y "respeten" los lugares donde se alojan agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil.

A través de su cuenta de Twitter, la policía catalana ha difundido tres mensajes en los que apela a "respetar los lugares donde se alojan fuerzas policiales", ante las concentraciones organizadas a las puertas de hoteles que hospedan a agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil.

En relación con las manifestaciones convocadas con motivo de la huelga general y "paro de país" en toda Cataluña, los Mossos han pedido además a los ciudadanos que sean "respetuosos con todo el mundo. Evitad situaciones de crispación y que puedan aumentar la tensión en la calle", añaden a través de Twitter.

"En los diferentes actos de hoy si detectáis a personas con actitudes reprobables o violentas, ponedlo en nuestro conocimiento", reza otro de los mensajes difundido por la policía catalana.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento