Arrimadas y Rivera
 La candidata de Ciudadanos a la presidencia de la Generalitat, Inés Arrimadas (i), y el presidente de la formación, Albert Rivera. EFE

Elecciones o elecciones. Ciudadanos incrementa la presión sobre Mariano Rajoy para que el presidente del Gobierno recurra al artículo 155 de la Constitución y aplique medidas extraordinarias, como es la disolución de las cortes catalanas y la convocatoria de unos comicios autonómicos que cambien el reparto de fuerzas en el Parlament.

Albert Rivera, socio de Gobierno de Rajoy, se lo transmitió este lunes en la Moncloa al presidente del Gobierno, que prometió estudiar tanto sus propuestas como las de Pedro Sánchez (PSOE) "con responsabilidad y lealtad".

El propio Rivera admitió tras el encuentro que el 155 es "muy amplio" -en realidad, impreciso- en cuanto a los poderes que otorga al Ejecutivo, al que faculta a las "medidas necesarias" para proteger el "interés general" y forzar a la Generalitat a cumplir sus "obligaciones". Institió, sin embargo, es que "es la hora" de tomar decisiones y de poner "urnas de verdad" para que todos los catalanes voten con "garantías.

"La mayoría no está en la locura de Puigdemont y Junqueras"

La estrategia de Ciudadanos tiene una doble vertiente, ya que empuja al Gobierno para que resuelva la crisis y le coloca en la tesitura de ir a unas elecciones en las que el partido naranja está seguro de poder aumentar su representación parlamentaria a costa de su rival en el centro-derecha.

Inés Arrimadas, líder de los naranja en Cataluña, abandera el discurso contra independentismo en el Parlament y encabeza el primer partido de la oposición con 25 escaños, por delante del PSC (16), Catalunya Sí que es Pot (11) y del propio PP (11). La suma de estos (62 representantes) aún está muy por detrás de los 72 parlamentarios que aglutinan Junts pel Sí (62) y la CUP (10), pero Ciudadanos asegura que unas elecciones anticipadas incrementarían la fuerza del bloque constitucionalista.

"La mayoría de los catalanes no está en la locura de Puigdemont y Junqueras. Hay que recordar que los independentistas tienen mayoría en escaños y no en votos. Se puede mejorar el reconocimiento de Cataluña dentro de España sin ceder a sus chantajes. Eso es lo que quiere la mayoría de la gente", argumenta un dirigente próximo a Rivera.

Sin embargo, el PP no está dispuesto a recurrir a una vía que no tiene precedentes en democracia. Génova admitió este lunes que el artículo 155 está sobre la mesa, pero solo como "último recurso", dado que la acción de los tribunales y la intervención de las cuentas de la Generalitat aún tienen recorrido, en su opinión.