El actor estadounidense Brad Pitt.
El actor estadounidense Brad Pitt. EFE

Parece que, poco a poco, la vida familiar y la paternidad van volviendo a Brad Pitt más recatado. Para desgracia de sus millones de fans, la pareja de Angelina Jolie ha anunciado que no volverá a quedarse como Dios le trajo al mundo delante de las cámaras. Una promesa que Pitt hace no por aspiraciones o fobias personales, sino en su afán por ser un padre modelo que no avergüence a sus hijos.

No quiero estar en un aprieto cuando mis niños crezcan lo suficiente para ver mis películas

"No quiero estar en un aprieto cuando mis niños crezcan lo suficiente para ver mis películas", confesó Pitt en declaraciones a Contact Music, en las que fue tajante a la hora de afirmar que para evitar pasar vergüenza ante sus retoños y hacérsela pasar a ellos, no repetirá "más escenas de desnudos".

Escenas a las que, no nos engañemos, Pitt les debe mucho. No en vano saltó a la fama a principios de los noventa por los pocos, pero intensos, minutos que estuvo en pantalla en Thelma & Louise y en los que su vestuario brillaba por su ausencia. Pero a sus 43 años la responsabilidad paternal puede más que cualquier otra cosa y lo cierto es que a Pitt ya no le hace falta enseñar más de lo necesario ante las cámaras.

Brad es padre de cuatro retoños. El actor tiene tres niños adoptados con Angelina Jolie -Maddox, de seis años, Pax de tres y Zahara de dos años- y una niña biológica de la pareja, Shiloh de tan solo 17 meses.