Monica Bellucci, radiante en San Sebastián
La actriz italiana Monica Bellucci, este miércoles en San Sebastián donde esta noche recibe el tercer y último premio Donostia de la 65 edición del Festival de Cine de San Sebastián. Javier Etxezarreta / EFE

La actriz italiana Monica Bellucci ha combinado en su carrera el cine comercial con proyectos que no lo son, un trabajo por el que este miércoles recibirá el Premio Donostia del Festival de San Sebastián y que repetiría si tuviera que "retroceder" en el tiempo.

"Haría lo mismo. A través de estas experiencias he aprendido muchísimo", ha asegurado la intérprete y modelo en una rueda de prensa anterior a la ceremonia del galardón, que por primera vez tendrá lugar en el velódromo de Anoeta.

Para la proyección que tendrá lugar la tarde del miércoles en el velódromo ha seleccionado dos filmes de 2000: Bajo sospecha, de Stephen Hopkins, y Maléna, de Giuseppe Tornatore.

De esta última ha recordado que el realizador italiano la llamó después de que deseara mentalmente trabajar con él tras ver Cinema Paradiso, algo que le ha ocurrido también con las secuelas de Matrix y otras propuestas.

"La belleza dura 5 minutos"

Otra constante en su trayectoria es su condición de sex symbol, sobre lo que le han preguntado y ha tenido que responder "muchas veces". "Siempre contesto que la belleza dura cinco minutos. Cuando eres guapa, si no hay nada detrás, nada va a suceder. Tengo casi 53 años y espero que no solo se trate de mi belleza", ha resaltado.

Ha señalado que recibir el Premio Donostia no es solo "una cuestión de ego", sino también "de amor". "Llevo 25 años de carrera maravillosa, en los que he visto afecto, amor y respeto. Todos necesitamos esto", ha apostillado.

Bellucci ha indicado que sus sueldos son más bajos que los de los actores, pero considera que es algo que ocurre en todas las profesiones y que lograr esa igualdad forma parte de la lucha que deben continuar las mujeres.