Fátima Báñez
La ministra de Empleo, Fátima Báñez, durante la sesión de control al Gobierno. EFE/Mariscal

Asomaba Báñez este miércoles a su escaños durante la sesión de control al Gobierno con el plan de anunciar la aprobación este viernes de la prórroga del Plan Prepara, pero la oposición le esperaba agazapada con la polémica frase que la ministra acuñó a finales de agosto: "El empleo que llega es de más calidad del que se fue con la crisis", dijo entonces ante la mirada escéptica de los presentes en la Comisión de Empleo.

Unidos Podemos sacó a relucir hoy las frase en la Cortes. "¿Dé donde se saca eso?", le inquirió Txema Guijarro, secretario general de la formación morada en el Congreso. Báñez justificó su afirmación con un envite mayor: "Muy fácil, de las estadísticas oficiales", dijo a secas la titular de Empleo, antes de doblar el micrófono, sentarse y dar por contestada la pregunta.

Báñez ampara su defensa en que se ha recuperado más empleo fijo (82%) del que se perdió durante de la crisis que temporal (44%) y en que los acuerdos indefinidos llevan 43 meses seguidos creciendo. En parte —y esto lo denuncian los sindicatos desde hace tiempo— por el nuevo contrato de emprendedores al que califican de "fijo precario" porque permite el despido libre durante el primer año.

Pero la precariedad no solo es inestabilidad. También es la baja remuneración. Y Funcas ha rascado hoy más en esa herida. La Fundación de Cajas publica hoy un informe que aborda los Salarios en la Recuperación Económica y ofrece varias conclusiones que dejan tiritando las tesis de Báñez. Por ejemplo, que los nuevos contratos firmados en la recuperación conllevan un 12% menos de ingresos que los que se firmaban en 2008.

No es la temporalidad ni los servicios... es que se paga menos

"El mayor peso del ajuste ha recaído sobre los trabajadores que cambiaron de empleo entre 2008 y 2015", explica Daniel Fernández Kranz en el estudio de la patronal cajera sobre los apodados movers. Firmar un nuevo contrato en esta época de recuperación, señala este economista, supuso una reducción media de ingresos del 11,9% frente a lo que habría ganado por el mismo contrato antes de la crisis.

El estudio compara a estos movers con los stayers, aquellos que no perdieron el trabajo en la crisis. Los ingresos de los primeros se recortaron un 4,1% en esos siete años, mientras los segundos vieron cómo crecían un 4,5%. "Nuestra dualidad laboral sigue siendo una fuente de desigualdades y ha cambiado poco con la recuperación o con la reforma de 2012", dice Fernández. Valga el dato de que la mitad de los movers tenía contrato temporal.

Fuente: Funcas, con datos de la Muestra Continua de Vidas Laborales de la Seguridad Social

Se paga menos. Y no es ni porque la temporalidad —está en el 26%, máximos de la era Rajoy— haya crecido. "También existía antes de la crisis", dice el economista de Funcas. Y tampoco porque el país gire a sectores menos productivos. Simplemente, dicen en Funcas, "son las nuevas condiciones del mercado laboral, que retribuye ahora peor que antes el mismo tipo de empleo... y por el aumento de los contratos a tiempo parcial".

El problema deja víctimas de distinta intensidad, pero los jóvenes que se incorporan ahora a la vida laboral presentan la herida más grave. No solo padecen un paro cercano al 50%, sino que, según Fernández, "sus contratos de entrada en 2015 acarrean una penalización del 14,4% respecto a 2008, que se explica principalmente por el precio y el tipo de jornada. Ni el sector ni la duración del contrato tienen un peso importante".

Fuente: Funcas, con datos de la Muestra Continua de Vidas Laborales de la Seguridad Social

La productividad también es responsabilidad del gestor

Los sindicatos llevan todo el año intentando negociar alzas salariales superiores a la inflación para que los trabajadores recuperen poder adquisitivo, pero la patronal (y el Gobierno) ponen reparos porque, dicen, la productividad debe ser la guía de las retribuciones para no perder competitividad y no frenar la creación de empleo. De ahí que su oferta de subida salarial contemple no ir más allá del 2%, con un plus del 0,5% vinculado a la productividad.

Las empresas mejor gestionadas remuneran mejor y son más productivasPero quizás el problema de productividad no depende solo del desempeño del empleado, sino de la gestión que de ellos hacen las empresas. Los expertos de Funcas así lo creen y señalan que la competitividad no se vería perjudicada por una subida de salarios "si se mejoran las prácticas de gestión".

"Las empresas mejor gestionadas remuneran mejor a sus trabajadores para incentivar su productividad e involucrarlos en los objetivos de la empresa", subrayan los economistas Rafael Myro y Javier Serrano, que observan un "notable déficit" de gestión respecto a países vecinos... y sobre todo en las pequeñas y medianas empresas.

Su análisis en el informe de Funcas apunta que el 71,2% de las empresas industriales siguen pocas o ninguna de estas buenas prácticas y solo el 3,3% tiene un alto nivel de cumplimiento. "Las mayores deficiencias se encuentran en operaciones, alianzas y personas, siendo estos dos últimos apartados fundamentales para los productividad del trabajo", dicen Myro y Serrano.

Fuente: Funcas, con datos del informe Yagüe y Campo, 2016

Funcas defiende la "contribución decisiva" que supuso la devaluación salarial en la Gran Recesión para mejorar la competitividad, impulsar el empleo y apalancar las exportaciones, pero no salir ahora de ella, dicen, "afecta a amplios colectivos de trabajadores", nubla las "expectativas vitales de numerosas personas" y supone un "freno para una recuperación sostenida a medio plazo".

"Salga a ver lo que está ocurriendo de verdad en España", espetó este miércoles el diputado Guijarro a la ministra Báñez, antes de conocer incluso las conclusiones de Funcas; "así no resultaría tan insultante cuando dice usted lo que dice para tantas personas".