Gran Hermano Revolution
Margarita, la fan de Gran Hermano de 82 años que entrará en la casa de Guadalix para decidir sobre la expulsión. TELECINCO

Se trata de una de las novedades de la edición número 18 de Gran Hermano: cada semana un fan del programa seleccionado al azar entre quienes se inscriban como tales, podrá entrar en la casa de Guadalix y decidirá qué concursante de entre los nominados se salva de la expulsión.

La primera persona en ejercer ese derecho en Gran Hermano Revolution es Margarita Suárez, una tinerfeña de 82 años que se declara seguidora del programa. "Me lo sigo desde cuándo, desde cuándo, lo discuto, lo hablo, lo explico...", hacía ver la señora, que el jueves estará en Madrid para decidir quién no será expulsado de la casa, con todas las consecuencias que eso tenga.

La carismática y tierna mujer, lejos de amedrentarse por esta responsabilidad, aseguró estar "muy contenta", porque es "una señora de 82 años, pero estoy muy bien".

Margarita se enteró de que era la afortunada mediante una llamada en directo de Jordi González y asumió su responsabilidad, la de representar a la audiencia y decidir sobre el futuro de un concursante, sin ninguna pega y todo a pesar de los problemas de comunicación que hubo durante la llamada por el retardo en el sonido.

Gran Hermano Revolution celebra este jueves su tercera gala de esta edición, que está dejando unos preocupantes datos de audiencia y que está sumida en una polémica con parte de sus fans y seguidores, que se muestran en desacuerdo con los cambios hechos en el formato y con la eliminación de la emisión 24 horas y reclaman el regreso de Mercedes Milá como presentadora.