Así lo han indicado en un comunicado desde la Asociación 'El Defensor del Paciente', cuyo abogado en Málaga, Francisco Damián Vázquez, presentó la demanda contra la aseguradora del centro hospitalario en nombre de los familiares de este malagueño que falleció en el año 2011, siete días después de haber sufrido un accidente con una motocicleta.

Desde el colectivo han indicado que el hombre conducía una motocicleta cuando se golpeó contra un autobús, lo que le produjo un traumatismo torácico y múltiples contusiones, y fue trasladado en ambulancia al Servicio de Urgencias del hospital, donde le realizaron radiografías "con diagnóstico de dudosa fisura sexta arco costal izquierda".

Así, han indicado que "pese a la gravedad del accidente", le dieron de alta a su domicilio. Al día siguiente, ingresó de nuevo en hospital, con diagnóstico de "contusión pulmonar". Después de varios días y radiografías de tórax, "en el hospital se dieron cuenta que lo que tenía eran fracturas costales, que no supieron diagnosticar correctamente".

La sentencia indica que dichas fracturas "se veían perfectamente en las radiografías desde el principio", según la asociación. Tras un TAC, "los servicios médicos del hospital observaron que tenía fractura de múltiples arcos costales izquierdos -desde el segundo al séptimo y dudosa de la costilla número 11"-, enfisema subcutáneo izquierdo, neumotórax anterior y apical izquierdo que ocupa un tercio del hemitórax, así como contusión pulmonar de todo el lóbulo inferior izquierdo".

"Pese a ello no hicieron nada, quedándose en situación de espera, hasta que falleció finalmente el paciente al día siguiente", han indicado en el comunicado, apuntando que, ahora, la sentencia "acoge todos los argumentos del abogado, especializado en negligencias médicas".

En este sentido, la resolución resalta, según la asociación, "la importancia del diagnóstico precoz y la intervención inmediata en la zona afectada mediante las técnicas médicas que sólo se aplica el día 11 de octubre de 2011 a partir de las 12.00 horas, cuando sufrió el traumatismo torácico el día 5".

Desde el Defensor del Paciente han apuntado que la sentencia recalca que "si cuando acudió por primera vez al hospital, ante la mala evolución que tenía a la vista de las actuaciones médica que se estaban realizando -reposo y control- se le hubieran ya realizado pruebas más precisas -un TAC, por ejemplo-, las probabilidades de que se hubiera curado podrían calificarse de altas", al no ser los traumatismos que tenía mortales de necesidad.

Además, han manifestado que el magistrado añade que "las medidas adoptadas el día 11 de octubre de 2011 podrían haberse adoptado antes".

Consulta aquí más noticias de Málaga.