Ence señala, en nota de prensa, que "se requiere que los suministradores cuenten con todos los permisos para la realización de trabajos y se impide la compra de madera procedente de zonas en las que se evidencie la no solicitud de los permisos necesarios".

"Si la empresa tiene conocimiento fehaciente a través de alguna organización u individuo de que se haya producido algún daño a patrimonio a través de algún colaborador, procederá a rechazar esa partida de madera", apunta la compañía.

Asimismo, desde Ence están elaborando "un mapa de zonas sensibles" por una mayor presencia de restos con afección y mayor potencialidad "con objeto de prestar especial atención a dichas procedencias de madera y así tenerlo en cuenta para evitar que se produzcan alteraciones sobre los restos".

Consulta aquí más noticias de Asturias.