Tráfico en la Via de Cintura
Tráfico denso en una carretera española. EUROPA PRESS

Este estudio, que ha sido presentado este martes por la Obra Social La Caixa, el Instituto Balear de Estudios Sociales (IBES), Tirme e Hidrobal, constata una bajada progresiva de la percepción de calidad del medio ambiente, y un incremento de los problemas asociados a la masificación de turismo.

La masificación de coches preocupa a un 39 por ciento de los encuestados y se convierte en el principal problema medioambiental para los baleares, mientras que el año pasado ocupaba el tercer lugar con doce puntos porcentuales menos.

En línea con lo anterior, también experimenta una gran subida como problema la contaminación por humo de los coches, que pasa del puesto 13 al tercero en un año, con un incremento de diez puntos. También sube el cambio climático, del puesto 12 al séptimo.

En contraposición baja la preocupación respecto a la contaminación de las aguas marinas, del primer puesto al octavo, con una caída de 15 puntos porcentuales.

Ante el aumento de la preocupación por la masificación de coches, así como del tráfico y los atascos, el estudio apunta a que la respuesta en la encuesta podría estar relacionada "con un incremento de la flota de vehículos de alquiler, con la gestión del tráfico y el transporte público, pero también con el hecho de que la temporadade alta ocupación turística se haya adelantado con respecto a otros años". Esta percepción es significativa en Palma (14%)y también en la Part Forana (11%), pero prácticamente inexistente en Menorca.

Respecto a los problemas relacionados con el agua, la principal preocupación es la reducción de reservas de agua dulce, la sobreexplotación de acuíferos subterráneos, los vertidos y la salinización de pozos.

Ante esto, las medidas que más adoptan los Baleares para combatir los problemas relacionados con el agua son evitar utilizar el WC como cubo de basura y reducir el consumo siendo consciente, como por ejemplo cerrando el grifo entre tareas de limpieza.

En cuanto a energía, la mayoría (84%) cree que no se dan las ayudas suficientes para poder realizar instalaciones de energías alternativas.

EMPEORA LA OPINIÓN SOBRE LA ACTUACIÓN DE LAS INSTITUCIONES

Los resultados del Ecobarómetro 2017 revelan que empeora la opinión que los ciudadanos tienen sobre la actuación de las instituciones, en sintonía con el descenso en la nota que dan los encuestados a la calidad del medio ambiente.

Así, un 21 por ciento de los encuestados consideran que las medidas adoptadas contribuyen a mejorar el medio ambiente, un descenso de 13 puntos respecto al año anterior. La mayoría, el 47 por ciento, considera que la actuación de las instituciones no mejora ni empeora la situación.

Por otro lado, preguntados sobre qué institución debería hacer más de lo que hace por el medio ambiente, los encuestados apuntan principalmente a los partidos políticos (58%), el Gobierno de España (55%) y el Govern autonómico (53%).

MASIFICACIÓN TURÍSTICA

Aumenta en número de ciudadanos que consideran que, respecto a los beneficios que reporta el turismo, los costes son excesivos, superando el 50 por ciento. En un año esa percepción ha subido tres puntos.

Al preguntar si el aumento de turistas afecta a la conservación del medio ambiente se aprecia un fuerte ascenso de los que creen que afecta mucho, 11 puntos, que llega al 60 por ciento este año. En cuanto a los que piensan que la masificación afecta en mayor o menor medida al medio ambiente el porcentaje es del 79 por ciento.

A pesar de que ha descendido el porcentaje de ciudadanos de Baleares que opinan que la superficie urbanizada en su isla es excesiva, esta percepción supera ampliamente el 50 por ciento. Este porcentaje sube al 61% entre los jóvenes.

Por otro lado, la mayoría de los encuestados cree que las superficies dedicadas a espacios naturales son insuficientes (53%).

ECOBARÓMETRO

En la presentación, la directora de CaixaForum en Baleares, Margarita Pérez-Villegas, ha destacado "el compromiso de la Obra Social La Caixa con el medio ambiente y el desarrollo sostenible". En este sentido, "el Ecobarómetro es un proyecto que debe ayudar a instituciones y empresas a trazar estrategias que respeten el entorno natural dentro del marco de la Responsabilidad Social".

El director de Hidrobal en Baleares, Guillermo Carbonero, ha destacado que "los problemas relacionados con el agua siguen preocupando a los ciudadanos, pero bajan algunas posiciones por la aparición de nuevas realidades relacionadas con la masificación de personas y coches".

En cuanto a la reducción de las reservas y la sobreexplotación de los acuíferos, "este año han mejorado, pero no se debe dejar de concienciar a la población, ya que paradójicamente ha habido una reducción en la reutilización del agua en cuanto a las medidas de ahorro tomadas". Carbonero ha insistido en la necesidad de conocer el consumo de agua particular.

Para el director general de Tirme, Rafael Guinea, el estudio de este año apunta a una "menor percepción en Mallorca de los residuos como problema, a pesar del incremento de toneladas tratadas".

Sin embargo, "en Ibiza es más preocupante, y en Menorca los ciudadanos descartan casi por unanimidad el actual modelo de gestión".

Por su parte, el director del IBES y máximo responsable del informe, Gonzalo Adán, ha destacado que llevan años "con una pérdida progresiva de la percepción de calidad del medio ambiente, que se ha acentuado este año" y que "se atribuye casi en exclusiva al turismo".

Con todo, Adán ha recalcado que "los ciudadanos no proponen mayoritariamente la restricción de entrada de turistas, sino paliar sus consecuencias con medidas que limiten sus efectos".