Protesta contra la violencia machista
Concentración de protesta contra la violencia machista. EFE

En el año 2015, un total de 60 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o exparejas, tal y como recoge Grupo de Expertos del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, del Consejo General del Poder Judicial. De todas ellas, más del 70% era menor de 35 años. Además, resulta desalentador el aumento de un 11% con respecto a las cifras de 2014, cuando las víctimas de violencia machista fueron 54.

Al mismo tiempo, también desciende el número de víctimas que había denunciado previamente a su presunto asesino. En 2015, solo 13 acudieron a presentar una demanda, un 54% menos que en 2014.

Crece el número de mujeres de nacionalidad extranjera asesinadas en nuestro país: un 37%

Cuatro mujeres asesinadas tenían vigente una orden de protección en el momento de la muerte. En uno de los cuatro casos se produjo un quebrantamiento de la medida con consentimiento de la víctima, ya que seguía compartiendo la vivienda con su pareja.

El informe también indaga en el tipo de relación entre la víctima y el presunto culpable. El 70% de las fallecidas mantenía una relación de convivencia o un vínculo afectivo con el mismo.

Asimismo, se ha producido un importante incremento de víctimas de origen extranjero: un 37% de las fallecidas eran de otro país frente al 26% de 2014. Igualmente se ha invertido la tendencia en cuanto a la procedencia geográfica de las víctimas extranjeras, ya que en 2015 el grupo más numeroso procedía de la Unión Europea y no de América Latina, como había sucedido el año anterior.

Por otro lado, el Observatorio concluye que las poblaciones de menos de 100.000 habitantes son las que presentan un mayor número de víctimas mortales de violencia de género, por lo que manifiesta la necesidad de extender todos los recursos posibles tanto de prevención como de apoyo a las zonas rurales.

Crece también el número de niños asesinados

En el informe también se refleja el aumento de niños asesinados en casos de violencia de género: pasa de cuatro casos en 2014 a un total de nueve en 2015.

La media de edad se sitúa en los cuatro años y siete meses, y en cuatro de los casos, el presunto agresor fue el padre de los menores. En los demás, el culpable fue la pareja o expareja de la madre.

Resulta llamativo que solo en una de las muertes existía denuncia previa contra el culpable, mientras que en 2014 el 67% de los casos habían sido notificados.

El grupo de expertos también reflejó en el documento el número de hombres víctimas de violencia doméstica. A lo largo de 2015 fueron asesinados diez varones, todos ellos a manos de una mujer y con una media de edad de 57 años.