Vivienda y jóvenes
Emanciparse es una misión casi imposible para los jóvenes españoles. GTRES

Que un joven pueda comprar una vivienda en propiedad es hoy en día una especie de milagro. Para que eso ocurra se unen dos factores: el precio de la vivienda (que sigue subiendo) y especialmente la precariedad laboral (pocos jóvenes tienen un trabajo con un salario digno). De manera que los jóvenes de entre 25 y 35 años están dejando de interesarse por adquirir su primera vivienda.

El fenómeno no es nuevo pero ahora lo subraya el informe El perfil del comprador de vivienda 2017 realizado por ST Sociedad de Tasación y Planner Exhibitions, que analiza los comportamientos y las expectativas de los potenciales compradores que asisten al Salón Internacional Inmobiliario de Madrid (SIMA).

Los jóvenes fueron el 35% del público del último SIMA, cuando fueron el 65% en 2009En esta edición, los datos ponen de relieve que los visitantes que tienen entre 25 y 35 años han supuesto únicamente el 34,8% del público, mientras que en otros años la asistencia de este grupo de edad llegó a situarse en el 65,7% en 2009 o en el 64,9% de 2010. Según los autores del informe, la escasa asistencia de este grupo generacional pone de relieve "las crecientes dificultades a las que se están enfrentando los jóvenes para acceder a su primer hogar". En 2017, se ha registrado una caída de los visitantes que acudían a la feria para pasar del alquiler a la propiedad o para formar un nuevo hogar.

Para el consejero delegado de ST Sociedad de Tasación, Juan Fernández-Aceytuno, el nuevo ciclo económico está poniendo de manifiesto un comportamiento diferente de la demanda y en particular "la demanda de los jóvenes no acaba de incorporarse al mercado al mismo ritmo que la franja de más edad".

"Se está consolidando la recuperación del mercado inmobiliario, sobre todo residencial", ha asegurado, tras recordar que las estadísticas oficiales están reflejando un impulso de la actividad, que se está traduciendo en incrementos de los precios de la vivienda en algunas zonas por encima del IPC. Asimismo, ha insistido en que esta recuperación "no se está produciendo al mismo ritmo en según qué territorios", por lo que "el comportamiento es desigual".

La vivienda interesa a los mayores de 45

No obstante, se ha registrado un avance entre los visitantes que ya tienen una vivienda en propiedad, pero que asisten a la feria porque quieren obtener una segunda residencia, invertir en el sector inmobiliario o cambiar su vivienda actual por otra. Los mayores de 45 años son los que más se inclinan por esta opción. De hecho, este grupo de edad ha sufrido una "intensa" recuperación de visitantes en comparación con ediciones anteriores y se ha situado como el perfil dominante del comprador actual del producto residencial en España.

Respecto a los tiempos de búsqueda, sin tener en cuenta la edad, el 52,2% de los asistentes lleva menos de 6 meses en búsqueda activa de vivienda. Además, el 42,3% de los encuestados está interesado en adquirir una vivienda "en cuanto encuentre" la adecuada, mientras que un 32,9% se inclina más a hacerlo "de aquí a un año".

La cifra de españoles que tiene un presupuesto máximo de 150.000 euros para adquirir un inmueble ha caído al 17,7%, mientras que en 2013 o 2014 la cifra rondaba el 37% en ambos casos. Así, la tendencia de gasto está entre los 150.000 y los 300.000 euros, acorde al aumento de precios que han sufrido los inmuebles, según ST, que ha señalado que este aumento del presupuesto "refleja el realismo del comprador en un contexto de recuperación de la demanda". Además, también ha habido un aumento de las personas que pretenden gastarse más de 300.000 euros en adquirir una vivienda.