Puigdemont y Junqueras
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el vicepresidente Oriol Junqueras (d), en una foto de archivo. EFE/Jaume Sellart

En una entrevista a la cadena francesa LCI, el presidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha asegurado que se votará en Cataluña el 1 de octubre (1-O) y que, si ganase el sí, se empezaría un proceso de diálogo con el Gobierno español.

"El día 1 de octubre habrá puntos de votación", ha asegurado Puigdemont, que ha señalado que "los referéndums los hacen los ciudadanos" y que, si los catalanes votan que sí, estará obligado "a aplicar el resultado". "Si la voluntad de los catalanes es ser un país independiente, Cataluña empezará a caminar como país independiente".

Pero, el president ha asegurado que a partir del día 2 de octubre lanzará una "apelación formal al diálogo con España y la UE". Un proceso de diálogo "consensuado y acordado" para que España pueda "escuchar" su "oferta de diálogo" y ponerse de acuerdo con "cómo gestionar esa transición".

"Se está naturalizando una represión antidemocrática por una voluntad democrática", ha señalado Puigdemont sobre las detenciones y las operaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en Cataluña y ha calificado la situación de "muy grave".

Según Puigdemont, la Generalitat estaba dispuesta a negociar los términos del referéndum -entre ellos, el mínimo necesario para que sea válido- pero, al proponer algunos acuerdos recibieron un "no" por parte del Estado español. "Lo hemos intentado todo. Lo que no puede ser es impedir que se vote", ha asegurado Puigdemont.

Sobre la salida de una Cataluña independiente de la Unión Europea, Puigdemont ha asegurado que "no es fácil" porque lo catalanes "tienen la ciudadanía europea".

"Es una paradoja porque para rechazar la entrada de Cataluña en la UE, primero hay que reconocerla como un Estado independiente", ha señalado el presidente.

"No queremos darle la espalda a España"

"No queremos darle la espalda a España y queremos seguir contribuyendo al desarrollo de la gente menos favorecida y también queremos contribuir a pagar la deuda", ha señalado el president sobre la relación de la Generalitat con el Gobierno central. Puigdemont ha asegurado que su decisión no es egoísta y que quiere "seguir colaborando" con España pero "de forma más sostenible".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.