Valeria, en la foto de su DNI y en persona
Valeria, en la foto de su DNI y en persona. FACEBOOK

Valeria no es quien sale en su DNI. "Ahí lo que se ve es un hombre con barba y a mí el rostro me ha cambiado una barbaridad con la hormonación", dice esta mujer de 26 años, transexual y madrileña, que se halla en una encrucijada desde que su aspecto físico no coincide con la fotografía de su documento de identidad y la ley no le permite cambiarla.

Hace diez días, Valeria entró en la comisaría de la calle de la Luna del centro de Madrid. Llevaba bajo el brazo una carta de su psicóloga en la que solicitaba a los funcionarios que se le permitiera cambiar exclusivamente la fotografía del DNI. Trataba de evitarle problemas en los controles de seguridad del aeropuerto de cara al viaje que tiene previsto a Tenerife, para la boda de una amiga.

El agente que le atendió le dijo, educadamente, que no podía realizar el cambio. La ley no amparaba a Valeria. Desde 2007 se requiere que los transexuales presenten un diagnóstico médico de disforia de género y comprobante de dos años de hormonación para poder cambiar nombre, sexo e imagen en la documentación oficial. Valeria está en medio del tratamiento, pero lleva escasos siete meses de tránsito.

Requisitos del cambio de imagen

Llevo meses intentando no parecerme a esa foto y de repente me dicen que haga lo posible por volver a ser así "El Policía que me atendió estaba muy perdido", explica Valeria. "El chico en ningún momento fue homófobo, pero al comprobar que no podía cambiarme la foto del DNI me aconsejó que me rapase el pelo para parecerme lo más posible al DNI y no tener problemas. Escuchar eso fue muy ofensivo. Sé que lo dijo desde el desconocimiento de todo lo que yo he pasado, y sin rintintín, pero me quedé de piedra. Llevo meses intentando no parecerme a esa foto y de repente me dicen que haga lo posible por volver a ser así", describe apenada.

Su desconcierto fue tal que llegó a casa y en su muro de Facebook publicó lo ocurrido. En su mensaje consideraba "una vergüenza" que no se permitiera el cambio de foto a alguien que sufre un cambio físico tan radical como el suyo. El post corrió como la pólvora por las redes y suscitó una corriente de empatía. Cientos de personas comentabam lo injusto de que la ley impida cambiar la foto de la documentación a su imagen y semejanza.

Las personas transexuales como Valeria llevan años solicitando precisamente que no haga falta nada más que la voluntad de las personas adultas transexuales para poder modificar el DNI. Lo consideran fundamental para dejar de tener que dar "explicaciones" sobre sus vidas cada vez que realizan una gestión, ya sea pública o privada.

Dejar de dar explicaciones

En la Federación Estatal de Gays Lesbianas y Transexuales (FELGTBI) recuerdan que la ley LGTBI que el Congreso de los Diputados admitió a trámite la semana pasada recoge específicamente esta reivindicación. "La efectividad del derecho al reconocimiento de la identidad de género y, en su caso, la rectificación registral de la mención del sexo no vendrá supeditada a la existencia de un diagnóstico de disforia de género ni a la acreditación de haberse sometido a ninguna terapia o tratamiento", se lee en el proyecto.

Los ecos de Facebook y Twitter llevaron a Valeria hasta una conocida que se ofreció a acompañarle a probar suerte en una segunda comisaría madrileña, donde le auguraban un mejor trato. "Me dijeron que creían que podrían cambiármelo sin problema, pero al ver que no estaba caducado el DNI me volvieron a decir que no. Ni siquiera si lo daba por extraviado o robado, porque recuperarían la foto del archivo". Pero le ofrecieron una alternativa, empadronarse en una vivienda diferente. Eso le permitiría renovar la fotografía de su documentación. 

Valeria dirá ahora que vive con su padre pero ve "ridículo" este vericueto. Lo que ella reclama es "un subapartado" en la ley que permita que a las personas transexuales, o a otras que por cualquier otra razón cambian de aspecto físico de forma relevante, se les dé la oportunidad de cambiar la imagen. "Así ya no tendremos que ir dando explicaciones de nuestra historia a cada paso".