Cuchillo del sacrificio
Un cuchillo de carnicero permanece clavado en el tronco de un árbol. Fazry Ismail / EFE

La Policía rusa ha detenido en Krasnodar, en el sur del país, a una pareja de supuestos caníbales sospechosa de haberse comido entre siete y 30 personas, informó este lunes la televisión NTV.

De acuerdo al Comité de Instrucción citado por el medio, hace unos días las fuerzas de seguridad rusas arrestaron a un hombre de 35 años en relación con el hallazgo de un cubo y un paquete con fragmentos diseccionados de un cuerpo femenino en el terreno de una escuela de aviación de la región de Krasnixar (sur de Rusia).

Los arrestados preparaban conservas con algunos de los restos humanos

La detención del sospechoso fue posible después de que un obrero que trabajaba en la carretera encontrara un teléfono móvil con imágenes de trozos de un cuerpo humano. Más tarde, según la fuente, fue detenida también la esposa del presunto caníbal.

La macabra pareja, según algunas fuentes, operaba en la región desde 1999 y pudo haber cometido múltiples asesinatos.

Según el medio, además de alimentarse con carne humana, los presuntos caníbales preparaban conservas con los restos de sus víctimas.