Imagen de un trastero cotidiano
Imagen de un trastero en la ciudad de Madrid. PIXABAY

El almacenaje es un negocio al alza. En los últimos tres años, el crecimiento ha superado el 300% en España y según GlobalBox, a finales del ejercicio pasado, era el tercer país con mayor número de self storage (centros de almacenamiento) en Europa.

El éxito de este fenómeno tiene doble explicación, una empresarial y otra más particular. La empresarial está relacionada con el fuerte incremento de autónomos y pymes que precisan de locales pequeños para su negocio. La personal está vinculada con la reducción de espacios en las viviendas; según datos de Idealista, solo una de cada tres dispone de trasteros.

A estas dos tendencias se unen otras situaciones cada vez más frentes, como es el uso de sitios de almacenaje cuando realizamos alguna obra en casa o preparamos una mudanza.

Este entorno está favoreciendo la compra de trasteros como opción de inversión en un momento en el que los tipos de interés están al mínimo histórico del 0%, que los depósitos rentan en general no más allá del 1% y que la inflación aún es baja. La mayoría de los expertos sitúa por encima del 5% la rentabilidad media obtenida por este tipo de alquiler. "Sinceramente creemos que comprar un trastero es una inversión rentable. Son bienes escasos y la escasez siempre es buena para las inversiones. Por otra parte, no requiere de grandes desembolsos", explican en la web de extraroom.es.

Son el nuevo tesoro de las grandes ciudades

La mayor parte de la oferta se concentra en las grandes ciudades. Por ejemplo, Idealista dispone en este momento de 60 trasteros a la venta en Madrid y de más de 90 para alquilar. Fotocasa, por su parte, muestra 79 de compra y 130 para arrendar. Los precios varían en función del tamaño y la localización.

Según el portal inmobiliario Trovimap, "son el nuevo tesoro de las grandes ciudades, en especial si cuentan con servicios adicionales, como seguridad, cámaras de vigilancia, alarmas, detectores de incendio y servicio de entrega de paquetes". Esta compañía asegura que en algunos casos la rentabilidad de alquiler de trasteros como de plazas de garaje puede llegar a superar el 10%.

Hay otro fenómeno que se suma a este momento óptimo de los pequeños espacios: la economía colaborativa. Así, empresas como LetMeSpace pone en contacto a través de su plataforma online a personas que tienen trasteros disponibles con quienes los buscan. La selección se lleva a cabo tanto a nivel nacional como internacional.

Dudas frecuentes

¿Puedo alquilar un trastero de mi propiedad?
Sí, al igual que una vivienda, un garaje o cualquier otro local. Se puede hacer de forma particular o a través un intermediario inmobiliario.

¿Qué debo tener en cuenta si lo voy a comprar?
En primer lugar, que el propietario sea el que dice ser. Lo podemos comprobar en el Registro de la Propiedad, que además nos dirá si tiene alguna carga o embargo.

¿Tendré algún problema con los vecinos?
Legalmente no si se cumplen con los estatutos de la comunidad y se hace un uso debido. Además, se deberá pagar la cuota mensual de gastos comunes de la finca. El propietario decidirá si asume él mismo el coste o el inquilino.

¿Hay que declararlo a Hacienda?
Sí. Debe aparecer como rendimiento de capital y está sujeto a un 21% del IVA. El arrendador debe presentar factura al inquilino.

¿Es obligatorio hacer un seguro?
No, pero sí conveniente. Antes de nada, comprueba si el seguro suscrito por la comunidad de propietarios lo cubre.