Debacle
Seguidores de la socialdemocracia alemana, la SPD, se espantan ante los primeros resultados electorales dados a conocer en Berlín, Alemania Kay Nietfeld / dpa

La cúpula del Partido Socialdemócrata alemán (SPD) ha anunciado que ha decidido por unanimidad no volver a gobernar en coalición con la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel y pasar a la oposición. l propio líder de la CDU, Martin Schulz, ha anunciado la decisión y que será él mismo quien liderará al SPD en el Parlamento.

"Estamos todos de acuerdo: vamos a ser el principal partido de la oposición", ha afirmado Schulz en su comparecencia poco después de conocerse las previsiones de los sondeos a pie de urna. "Nuestra próxima tarea es cerrar filas y trabajar hombro con hombro sin condiciones ni peros y tomarnos nuestro tiempo", ha añadido.

"El SPD no cumplió con su meta electoral (...). Está claro que no conseguimos mantener ni aumentar nuestra base electoral tradicional", ha reconocido. "Este es otro momento amargo en nuestra historia, pero la socialdemocracia ha sobrevivido y ha conseguido mostrar su fuerza incluso cuando se enfrentaba con un partido de extrema derecha que muestra su peor cara", ha apostillado.

La encuesta a pie de urna publicada por al televisión pública ARD sitúa al SPD en segundo lugar con un exiguo 20%, en lo que supone el peor revés electoral en su historia reciente. En los comicios de 2013, los socialistas obtuvieron un 25,7% de los votos. En los de 2009, un 23%. En los de 2005, un 34,2%.

La CDU habría ganado las elecciones con un 32,5 por ciento de votos, mientras que por detrás de los socialistas quedan el partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD, 13,5 por ciento), el Partido Democrático Libre (FDP, 10,5 por ciento), Los Verdes (9,5 por ciento) y La Izquierda (9 por ciento).