Oficina
La edad máxima para que un joven desempleado pueda realizar prácticas no laborales en empresas ha pasado de los 25 a los 29 años. GTRES

La edad máxima para que un joven desempleado pueda realizar prácticas no laborales en empresas ha pasado de los 25 a los 29 años, y la edad mínima ha bajado de los 18 a los 16, después de la modificación del Real Decreto que regula estas prácticas en el ámbito nacional.

Este cambio trae consigo que el tramo de edad de los potenciales beneficiarios deja de abarcar desde los 18 a los 25 años, y ahora pasa a corresponderse con el de los inscritos en Garantía Juvenil, es decir, entre 16 y 29 años.

De esta manera, los inscritos en la base de datos de Garantía Juvenil están ya en condiciones de participar en estas prácticas. Garantía Juvenil es un programa europeo, desarrollado en el ámbito nacional y autonómico, y dirigido a jóvenes que actualmente no se encuentran trabajando ni cursando educación o formación. Supone el compromiso de ofrecer a estos jóvenes una oferta de empleo, educación continua, formación o un periodo de prácticas.

El principal requisito para acceder a estas prácticas no laborales es contar con una titulación oficial universitaria, una titulación de formación profesional o bien un certificado de profesionalidad. Además, es necesario que el candidato no haya tenido una relación laboral u otro tipo de experiencia profesional superior a los tres meses en la misma actividad.