Rodríguez se dio un tiempo para decidir si dimitía o si se quedaba como concejal no adscrito en el consistorio, si bien finalmente ha decidido renunciar a su acta de concejal. Según ha explicado, cree que no va a poder hacer nada "con dignidad" por los ciudadanos, si se queda como concejal no adscrito.

"Una de las razones de renunciar es que como concejal adscrito tengo muy pocas posibilidades de hacer nada por los ciudadanos, porque no tengo derecho a usar infraestructuras, ni teléfono, ni ordenador, ni nada, con lo cual sería un trabajo muy difícil de realizar", ha sostenido.

Según informó la pasada semana la portavoz socialista en el Ayuntamiento de Huesca, Teresa Sas, la destitución estuvo provocada por la falta de confianza en este concejal. Ahora, Rodríguez renuncia porque "el alcalde no ha dado la cara".

"El alcalde no tiene el valor de explicar el asunto y ser coherente y valiente y decir lo que tiene que decir", para opinar que "un político y un alcalde que no es responsable de explicar sus decisiones no merece la pena que esté a su lado para nada", ha sentenciado.

Tras su dimisión, la siguiente en la lista del PSOE en el Ayuntamiento es Ana Loriente, actual jefa de Alcaldía, por lo que se tendrá que decidir si ocupa ese puesto de concejal o pasa al siguiente en la lista, Hermenejildo Freixenet.

Consulta aquí más noticias de Huesca.