BIO Lucía Riaño es madrileña y se relaja haciendo punto de cruz. Empezó como locutora de radio y como redactora de informativos.

Lucía Riaño reconoce no darle mucha importancia a las críticas, lo que sin duda le habrá ayudado a llevar los 100 programas del espacio que presenta, Está pasando, con mayor serenidad.

En su primer directo, ¿estaba nerviosa?

No lo recuerdo. Mi primer directo como reportera fue en unos atentados de 1997. Y mi primer programa como presentadora fue En la aventura del saber, de TVE.

¿Aprendió mucho allí?

Y tanto. No llevaba pronter y me aprendía unos tochos muy complicados. Aquello sí que fue la aventura del saber.

¿Qué les diría a los críticos que ven en Está pasando un programa del corazón?

No les diría nada. Ellos tienen derecho a hacer sus críticas y a opinar.

¿Le afectan las críticas?

No, lo leo y entiendo que están en su derecho de opinar, pero también es cierto que agradezco a la gente que nos ve y que les gusta el programa. Yo creo que todos merecemos una sonrisa de vez en cuando.

¿Está más preocupada por la audiencia que por los columnistas?

Ni siquiera por los datos de audiencia. Estamos preocupados porque todo salga bien e irnos a casa con la sensación de haber hecho un programa redondo.

¿Y cuándo se queda con esa sensación?

Casi siempre, aunque hay días que los temas no encajan igual de bien.

Es usted muy optimista...

A la vida hay que echarle buen rollo.

Tengo una pareja y estoy muy bien. La conocí hace unos años y es también de la profesión

¿Harán un programa especial en el número cien?

Algo se dirá, pero no te lo puedo decir porque la escaleta cambia cada segundo. Aunque algunos piensen que no, la escaleta varía constantemente.

¿Va bien en audiencia?

Sí, nuestra audiencia es bastante fija.

Se le nota a usted relajada...

(Risas) Te agradezco que me digas eso. A veces me dicen que soy un poco polvorilla, que hablo muy rápido y que gesticulo demasiado. Para paliarlo, intento estar tranquila.

¿Cómo es su relación con Emilio Pineda?

Muy buena, criticamos y comentamos todos los vídeos y a los personajes.

¿Está usted ennoviada?

Tengo una pareja y estoy muy bien. La conocí hace unos años y es también de la profesión.

¿Se plantea pasar por el altar?

Tiempo al tiempo, ya veremos. No lo descarto. Si tiene que venir, vendrá.