El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. EFE/ Emilio Naranjo

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, defendió este miércoles el rescate bancario, que ha supuesto pérdidas de 861 euros para cada español según los últimos datos del Banco de España. Y es que, tal como señala ese informe del regulador bancario, por ahora sólo se ha recuperado el 26% de los 54.353 millones de euros destinados a sanear la banca.

Rajoy, en respuesta a una pregunta en el Congreso de los Diputados del líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, argumentó que España vivía "la mayor crisis económica en décadas" cuando él llegó al Gobierno y que, por tanto, hubo que adoptar "decisiones difíciles". "Sanear el sistema fue imprescindible", apuntó el número uno del Ejecutivo, que defendió que esa operación se hizo "con transparencia".

"Fue una decisión muy positiva", llegó a proclamar Rajoy, que en ningún momento hizo referencia a la pérdida de dinero público. "La alternativa hubiera sido la quiebra", ahondó, lo que a su juicio hubiera supuesto la "ausencia de crédito" y que los depositantes "hubieran perdido ahorros". Además, pronosticó que cuando se privatice toda la banca saneada se podrán recuperar "algunos" recursos empleados en su recapitalización.

La réplica de Rajoy no satisfizo a Iglesias, que recordó al presidente que el Gobierno prometió que el rescate a la banca no tendría "coste para los ciudadanos". "Ustedes mienten, pero eso no es novedad", dijo el secretario general de Podemos, que acusó al Gobierno de no cumplir "su obligación" de "recuperar el dinero de todos los ciudadanos españoles". "No sólo han mentido, han demostrado ser unos incompetentes", concluyó.

Rajoy, en su última réplica sobre este asunto, aseveró que con las tesis de Iglesias "hubiera quebrado el sistema financiero español" y que "no habría ni inversión ni empleo". "Gobernar es muy difícil. Conviene estudiarse bien los temas y hacer menos demagogia de la que hace usted", le recomendó.