La última película de Charlie Sheen se estrenó el pasado 8 de septiembre en Estados Unidos y si para algo ha servido el filme ha sido para que la crítica pudiera despacharse a gusto. La película 9/11 cuenta la historia de cinco personas atrapadas en un ascensor de una de las torres del World Trade Center durante los ataques a las Torres Gemelas el 11 de septiembre.

Sheen es uno de los protagonistas de este filme dirigido por Martin Guigui y del que se han dicho cosas como que es "un testamento monumental a la equivocación", como publicaba el The Daily Beast. La película "socava la reputación de todos los involucrados, incluyendo a Gina Gershon, Luis Guzmán, Wood Harris, Jacqueline Bisset y Whoopi Goldberg, todos los cuales deberían saber que habría sido mejor meterse en la cama con Sheen", añadía ese medio.

"Es una hazaña rara hacer que uno quiera tanto quedarse dormido como golpear la pantalla al mismo tiempo", concluía la crítica.

El diario Newsweek criticaba que la película "usa la tragedia como telón de fondo", pero no tiene "absolutamente nada que decir al respecto, manejando los horrores de ese día con toda la sutileza y gracia de un tweet promocionado".

Charlie Sheen, un actor que no ha sido precisamente un faro de madurez "Esta no es una película que se haya hecho antes. Desafortunadamente, es una película que no debería haberse hecho en absoluto", añadía la crítica, que también tenía unas líneas para el papel de Whoopi Goldberg.

"Goldberg trata de darle vida al personaje más simpático de esta película, pero no le dan mucho que hacer, además de fruncir el ceño y instar inútilmente a los habitantes del ascensor a salir de allí", añadía el Newsweek, que concluía que "a medida que el ataque terrorista se desarrolla, la gente en ese ascensor no sabe qué hacer, y tampoco los guionistas".

El tema elegido y cómo se trata tampoco ha gustado. "El director Martin Guigui está tocando una herida aún cicatrizando con un hacha", se aseguraba en el LA Times. "Afortunadamente sólo 90 minutos, pero elige dedicar parte de ese tiempo con un personaje vomitando diálogo racista y a la esposa de un multimillonario dando conferencias a un mensajero sobre el valor del trabajo duro", opina sobre el argumento.

"Charlie Sheen, un actor que no ha sido precisamente un faro de madurez a lo largo de su carrera, ha optado por hacer su regreso al drama actuando con un thriller cursi", se dice en el Hollywood Reporter.

"No es sorprendente que Sheen, considerando el estado actual de su carrera, haya participado en este ejercicio chiflado", pero "en el nombre de Dios, y aparte de un cheque, ¿qué atrajo a personas como Goldberg, Gershon, Bisset?"