Al menos diez personas han muerto en Cuba como consecuencia de los efectos del huracán Irma, según han informado este lunes fuentes del Estado Mayor de la Defensa civil cubana.

La mayoría de las personas fallecieron a causa de derrumbes en los edificios, siete de ellas en La Habana, aunque el huracán también provocó fuertes inundaciones en la costa norte del país. De las diez víctimas mortales que ha informado la Defensa Civil cubana, siete —tres mujeres y cuatro hombres— murieron por derrumbes parciales o totales de viviendas, cuatro de ellas en La Habana.

Un hombre de 65 años que se negó a ser evacuado murió al desplomarse su casa en la ciudad occidental de Matanzas, y otras dos personas también fallecieron por derrumbes en las provincias Ciego de Ávila y Camagüey, en la región este de la isla.

Otra de las muertes registradas en la capital cubana fue la de un hombre de 71 años a causa de la caída de un cable cuando intentaba retirar una antena de televisión, mientras que otro hombre de 77 años murió al recibir el impacto de un poste del fluido eléctrico derribado por el viento. También en La Habana una mujer de 89 años fue encontrada muerta flotando sobre el agua frente a su vivienda en una zona inundada donde se produjeron penetraciones del mar.

Irma atravesó con categoría 4 el litoral norte de Cuba el viernes y sábado, provocando graves inundaciones En un mensaje dirigido a la población, el presidente Raúl Castro ha apelado al "espíritu de resistencia y victoria de los cubanos" tras el paso del "devastador" huracán, que ha causado "severos daños" al país, según el comunicado publicado en el diario oficial Gramma.

Castro ha destacado que en estas circunstancias "ha primado la unidad de los cubanos, la solidaridad entre los vecinos y la disciplina ante las orientaciones emitidas por el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil".

En el mensaje dirigido a los cubanos, Castro ha precisado que el ciclón ha causado "afectaciones en las viviendas, el sistema electroenergético y la agricultura", y además ha golpeado algunos de los "destinos turísticos" de la isla, zonas que serán recuperadas "antes del inicio de temporada alta" en noviembre, ha precisado Castro.

"Han sido días duros para nuestro pueblo, que en solo pocas horas ha visto cómo lo construido con esfuerzo es golpeado por un devastador huracán", ha aseverado el presidente cubano.

El poderoso huracán castigó durante el viernes y el sábado el litoral norte de Cuba, de este a oeste, con categoría 4, lo que provocó graves inundaciones en la costa y obligó a evacuar a 1,7 millones de personas.

Reabre el aeropuerto de La Habana

El aeropuerto internacional José Martí de La Habana reanudó este martes sus operaciones después de permanecer tres días cerrado. Una fuente aeroportuaria confirmó que al menos un vuelo ya aterrizó en la capital cubana, donde los pasajeros de salida también han comenzado a hacer el registro de salida. Miles de turistas se encuentran varados en la isla y a la espera para marcharse, entre ellos unos 5.000 españoles, tras el paso del poderoso huracán por la costa norte de Cuba.

La Aeronáutica Civil de Cuba también informó en una nota de que este martes reabrió el aeropuerto Juan Gualberto Gómez, de Varadero, a unos 140 kilómetros de La Habana, donde fueron reubicados unos 5.000 turistas extranjeros que estaban en los cayos Santa María, Coco y Guillermo, destrozados por Irma.

En Varadero, el principal destino de sol y playa de la isla, había hasta la mañana de hoy más de 15.000 turistas extranjeros, la gran mayoría de ellos con vuelos de regreso pendientes. El aeropuerto de Jardines del Rey, el más cercano a la cayería norte, ha quedado completamente destruido y todavía no sabe cuándo podrá reanudar vuelos.

Más de 3.000 turistas españoles están varados en estos momentos en Cuba, principalmente en La HabanaMás de 3.000 turistas españoles están varados en estos momentos en Cuba, principalmente en La Habana, donde la embajada de España ha abierto sus puertas las 24 horas y les presta asistencia con comida, agua, comunicación telefónica y por internet, además de buscar reubicación en hoteles a los que se han quedado sin alojamiento.

Juan Manuel Navarro, de Ciudad Real (Castilla-La Mancha), se quejó este martes que ya están "desesperados" y "deseando ya volver a España", aunque insistió en la "buena atención" en el Hotel Nacional, donde se hospeda. Preocupados porque su vuelo estaba programado para el pasado sábado y "aún nadie da información" sobre el regreso a España, Navarro y una docena de sus compañeros de viaje bajaron esta mañana al vestíbulo en grupo para intentar encontrar respuestas.

"Lo que queremos es irnos, que nos digan ya cuándo nos vamos. (...) En principio dicen que hasta el sábado próximo no podemos volar, siete días después. Me parece una barbaridad, estamos desesperados, más que nada por el trabajo, porque la familia sabe que estamos bien", afirmó Bárbara, otra española varada.