Un momento del desalojo
Varios policías custodian el desalojo EFE

Las familias que vivían ilegalmente desde el pasado mes de marzo en el conocido como Cortijo Nuevo, ubicado en la carretera de Dílar, han sido desalojados esta misma mañana. La actuación se ha desarrollado de manera pacíficca y con un amplio despliegue policial.

Este cortijo, cuyo desalojo está respaldado judicialmente, fue cedido por el Ayuntamiento de Granada al Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud (PTS), que necesita el espacio para la ampliación del campus.

Después de que sus moradores abandonaran el inmueble y que diversos operarios limpiaran el entorno, se ha procedido además al tapiado del mismo para evitar que éste pueda volver a ser ocupado.

Una portavoz de la Plataforma "El Cortijo", formada por 14 ONG granadinas, ha explicado que la mayoría de las personas, unos 40 adultos y 17 menores, que ocupaban el Cortijo optaron por comenzar a abandonarlo desde anoche, al tener constancia de que el desalojo podría producirse hoy.

Pese a todo, algunas familias no descartan instalarse en otro inmueble antes que "dormir en la calle", según han declarado tras el desahucio.

Mientras, otros cuatro ciudadanos de origen rumano eran detenidos poco después en el cercano Cortijo de la Reja, ya que sobre ellos pesaban sendas reclamaciones judiciales. Uno de ellos incluso tenía pendiente una orden de extradición de la Audiencia Nacional que pudo conocerse tras ser identificado por los agentes.

Por la tarde, medio centenar de personas, la mitad de ellas rumanas, se concentraron frente al Ayuntamiento de Granada para pedir el realojo de cuatro familias, aunque la concejala de Bienestar explicó que el Ayuntamiento ya ha realojado a cuatro familias, busca albergue a otras dos y que desconoce la situación de estas cuatro, cuya petición responde a un "efecto llamada".