Tras el paso del huracán Harvey, que ha dejado al menos 60 muertos y unos daños que podrían alcanzar los 180.000 millones de dólares en Texas, Estados Unidos y el Caribe se preparan para afrontar una amenaza mayor: el huracán Irma.

Según las previsiones del Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés), Irma pasará este jueves por el Caribe, dejando vientos máximos sostenidos de 295 kilómetros por hora y, si se cumplen las previsiones, tocará la costa de Florida este fin de semana. De momento ha dejado ya una decena de muertos en Puerto Rico y las Antillas.

Irma alcanzó este martes la categoría 5, el máximo nivel en la escala de intensidad Saffir-Simpson. Una categoría que, según detalla el meteorólogo Eric Holthaus, Irma «podría superar».

Según el meteorólogo, de seguir creciendo al ritmo que lo está haciendo, Irma debería ser clasificado en un nivel inexistente en la escala: la categoría 6. En su artículo, publicado en un medio especializado en cuestiones climáticas, Holthaus señala que «las personas que se encuentran en el camino de Irma nunca han visto una tormenta con tanta fuerza» y recalca que los meteorólogos «nunca habrían podido imaginar una tormenta como Irma».

A su paso por la isla caribeña de Barbuda y por las Antillas Menores, el huracán ha dejado unos vientos de 295 kilómetros por hora y ha generado unas ráfagas de hasta 360 km/h, produciendo daños clasificados como «potencialmente catastróficos», según la NHC. «Nuestra máxima preocupación a corto plazo es que tenemos un huracán devastador. Donde impacte va a causar daños catastróficos», ha adverido Pablo Santos, director de Meteorología del centro de estudio de evolución de los huracanes.

El cono de proyección de la trayectoria de Irma indica que el ojo de este «extremadamente peligroso» huracán también llegará a La Española (Haití y República Dominicana) y Cuba, para azotar el fin de semana el Estrecho de Florida.

Los mayores vientos desde hace 37 años

Los vientos máximos alcanzados por  Irma son los mayores registrados en el Atlántico desde los años ochenta y los 305 kilómetros por hora del huracán Allen, que cruzó las islas Caribeñas, atravesó la Península del Yucatán y el sur de Texas, dejando unos 269 muertos y daños por valor de unos 1.200 millones de dólares (1.000 millones de euros).

Por el momento, Irma ha superado el récord de máxima energía generada por un huracán en 24 horas, según el meteorólogo de la Universidad de Colorado, Philip Klotzbach.

Estado de emergencia

El presidente de EE UU ha declarado el estado de emergencia en Puerto Rico, el estado de Florida y las islas Vírgenes ante la llegada de Irma.

El presidente estadounidense ha ordenado al Departamento de Seguridad Nacional y a la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias que coordinen sus esfuerzos y que agilicen la llegada de fondos gubernamentales a las zonas que se verán afectadas por el paso del huracán.

«Irma es una tormenta grande que implica riesgo de muerte y Florida debe estar preparada», ha asegurado el gobernador Rick Scott que ha alertado sobre el impacto que podría tener el huracán y que ha declarado el estado de emergencia en los 67 condados de su estado.

Después de Irma: Jose y Katia

Junto con Irma, se están desarrollando otros dos huracanes en el Atlántico, según la NHC: Katia y Jose.

Por el momento Jose es una tormenta tropical que va ganando fuerza, con sus vientos máximos sostenidos de 65 kilómetros por hora, tras los pasos de Irma, aunque podría desarrollar «un fortalecimiento adicional» en las próximas 24 horas y convertirse en un huracán a lo largo de este jueves.

La situación producida por el paso de Irma, podría agravarse por el paso de Jose y complicarse por la tormenta tropical Katia, que podría convertirse en huracán y que se está generando progresivamente en pleno Golfo de México, según las previsiones de la NHC. Katia presenta unos vientos sostenidos de 65 kilómetros por hora y avanza hacia el sudeste con previsiones de fortalecimiento para los próximos días.