Refugiados sirios llegan a España
Refugiados sirios llegan a España MINISTERIO DEL INTERIOR

El Tribunal de Justicia de la UE ha desestimado los recursos que Eslovaquia y de Hungría contra las cuotas de reparto de 120.000 refugiados llegados a Grecia e Italia establecidas por el Consejo de la Unión Europea en septiembre de 2015. La medida, dice el fallo, sí es "efectiva y proporcionada".

De hecho, explica que su cuestionamiento no puede basarse en "apreciaciones retrospectivas sobre su grado de eficacia" y que el escaso número de reubicaciones efectuadas hasta la fecha se puede explicar por un conjunto de factores "que el Consejo no podía prever": por ejemplo, "la falta de cooperación de determinados Estados".

El TJUE recuerda que, además de Eslovaquia y Hungría, votaron en contra República Checa y Rumanía; Finlandia se abstuvo y los demás votaron a favor. En este proceso, Polonia ha apoyado a los recurrentes, mientras que "Bélgica, Alemania, Grecia, Francia, Italia, Luxemburgo, Suecia y la Comisión" han apoyado al Consejo".

El Consejo tomó dos decisiones muy seguidas en 2015, que implicaban un reparto entre los Estados miembros de 40.000 (1.300 para España) y 120.000 refugiados (8.023 para España); la fecha tope de cumplimiento de esta medida provisional es el 26 de septiembre. A estas cantidades hay que sumarles las cuotas de reasentamiento.

Según consta en el último informe de balance la Comisión Europea, de julio de 2017, Hungría no ha participado de ninguna forma en el reparto -se negó incluso a ser incluido en un principio con Grecia e Italia entre los países que se beneficiarían del mismo- y Eslovaquia ha reubicado solo a 16 refugiados en total desde Grecia.

Estos dos países han argumentado en su recurso que "debería haberse utilizado el procedimiento legislativo" para tomar la decisión, pero el Tribunal no lo comparte. Es más, dice que el Tratado fundacional de la UE permite a las instituciones adoptar medidas para hacer frente a situaciones de emergencia con desplazados.

Hungría y Eslovaquia creen que la decisión del Consejo "estuvo viciada de errores de procedimiento o derivados de la determinación de una base jurídica incorrecta y, por otra parte, que no es adecuada para responder a la crisis migratoria ni necesaria para tal fin". El TJE les obliga a hora a cumplir con su parte.

"Nuestra posturano cambia"

El ministro de Exteriores de Hungría, Péter Szijjártó, ha tildado de "indignante" e "irresponsable" el fallo y ha advertido de que su país "no está dispuesto a aceptar ni a un inmigrante".

Por parte de Eslovaquia, el primer ministro, Robert Fico, ha dicho que "respeta plenamente" el veredicto, pero que su política migratoria "no cambia". "Nuestra postura respecto a las cuotas no cambia. En el futuro seguiremos trabajando para que la solidaridad sea mostrada de otras maneras", explicó.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Alemania, Sigmar Gabriel, ha celebrado el dictamen ha instado a los países del este a cumplir en consecuencia y sin demora lo pactado. Recordó, además, que siempre le ha dicho a los socios comunitarios del este que, en caso de dudas, es correcto aclararlas por la vía judicial.
 
"El dictamen del TJUE es claro y unívoco" dijo, y agregó que "ahora también ha quedado aclarado judicialmente y de manera concluyente que la solidaridad europea acordada por el Consejo no es sólo acorde a nuestros valores europeos, sino también en su totalidad con el derecho europeo", afirmó.

"Eso es bueno", dijo, y agregó que "la fortaleza de Europa es la fortaleza del derecho y el elemento esencial" de la cohesión de la UE. Subrayó que "la confianza entre los socios de la UE debe existir también en decisiones difíciles" y añadió que si eso tenía validez en el pasado, lo tiene más aún ahora "en vista de los desafíos actuales". "La solidaridad no es una vía de un sólo sentido", afirmó.