Operación antidroga en el Raval.
Operación antidroga en el Raval. MOSSOS/GUB

La presencia de droga en el Raval viene de lejos en el barrio pero no la dimensión que está adquiriendo el fenómeno, agravado este verano con la ocupación de más pisos (ya son unos 60 según datos de los Mossos) por parte de traficantes, para usarlos ya no como puntos de venta de droga –más difíciles de detectar que el menudeo en la calle– sino como lugares de consumo para los toxicómanos, sobre todo heroinómanos.

Vecinos de dos de los lugares más afectados por las ocupaciones con estos fines de viviendas vacías y en manos de bancos y fondos de inversión, las calles de d'en Roig y Riereta, coordinados por la entidad Acció Raval, sacaron la problemática a la calle a finales de julio montando caceroladas de protesta y señalando con el dedo a estos supermercados al por menor de droga.

El Ajuntament se sumó públicamente a la ofensiva asegurando que contarían estas fincas del barrio para que sus propietarios denuncien la situación y se puedan llevar a cabo inspecciones municipales. De paso, anunció mejoras en la iluminación y en la limpieza del Raval e intensificando la recogida de jeringuillas en la calle.

en el barrio se ha instalado la especulación salvaje»

Mossos d'Esquadra y Guàrdia Urbana dijeron también que destinarían más agentes de paisano para completar y atajar el mapa creciente de narcopisos.

A este complejo panorama se sumaba ayer la Associació de Veïns del Raval  (con 1.800 socios en activo) que, en una rueda de prensa, denunció la inacción del Consistorio a la hora de atajar los narcopisos «ya sea por incapacidad o por inacción o por interés», acusando directamente a la regidora del distrito de Ciutat Vella, Gala Pin, y atribuyéndolo a su vinculación con los movimientos okupas de la ciudad.

Especulación salvaje y okupaciones "bendecidas"

Su presidente, Pep García, explicó que en el barrio «se ha instalado la especulación salvaje» y que, el gobierno local de Ada Colau, en lugar de «proteger a los inquilinos de toda la vida» para que no sean expulsados de sus hogares y de su vecindario por las grandes inmobiliarias y fondos de inversión parece que actúa bajo la premisa de que «todo aquel que ocupa es bendecido».

Muestra de ello, según García, fue la reciente compra de bloques de pisos de la calle Lancaster a la promotora MK Premium, en los que había «más okupas que vecinos», afirmó.

García lanzó en su comparecencia otra alerta vecinal sobre el Raval, la del aumento de actitudes racistas, especialmente hacia la comunidad musulmana, tras la crisis de los narcopisos y el atentado perpetrado en La Rambla. Como ejemplo, relató el intento de apaleamiento a unos drogadictos por parte de 4 o 5 vecinos a finales de julio e n la calle Sant Gil.

En la reciente compra municipal del bloque de pisos de la calle Lancaster número 13 había más okupas que vecinos»

Para el veterano líder vecinal llueve sobre mojado en el barrio, porque a los narcopisos se añade el desacuerdo entre los residentes y el Ajuntament sobre la ubicación de la narcosala Baluard frente a la Escola Oficial d'Idiomes (EOI) de Drassanes y el CAP, la posible ubicación, si los promotores consiguen finalmente los permisos de obras, del nuevo hotel de la cadena Praktik también en dos solares de Drassanes, y la «masificación» turística del Raval.

Por todo ello, miembros de la Associació de Veïns del Raval se concentrarán el próximo jueves por la tarde ante la sede del distrito y pedirán en un manifiesto la dimisión de la regidora.

División entre el tejido vecinal

Las diferentes asociaciones del barrio se manifestarán por separado. Mientras que Acció Raval lo hará el próximo sábado la Associació de Veïns del Raval ha escogido la jornada del próximo jueves como el día de protesta. Su presidente acusa a Acció Raval de estar «politizada».

Consulta aquí más noticias de Barcelona.