Protestas tras la prohibición del DACA
Varias personas se manifiestan frente a la Torre Trump después de que el presidente estadounidense anunciara la eliminación del plan migratorio conocido como DACA, en Nueva York. ALBA VIGARAY/EFE

La Administración Trump ha anunciado oficialmente este jueves lo que se daba por hecho desde hacía semanas: ha decretado el fin del programa DACA, que hasta ahora ha protegido de la deportación a miles de jóvenes indocumentados conocidos en Estados Unidos como dreamers, soñadores.

Aunque era una medida esperada, no por ello ha dejado de significar un mazazo para la comunidad hispana en EE UU. Deja a casi 800.000 jóvenes en riesgo de ser deportados, a menos que el Congreso del país impulse finalmente una reforma migratoria, un proyecto en el que ya fracasó Barack Obama.

Las siguientes son algunos puntos claves del final del programa de protección a jóvenes indocumentados en Estados Unidos.

¿Quiénes son los 'dreamers'?

Los conocidos como soñadores son aquellas personas que entraron a Estados Unidos siendo menores de edad y de manera ilegal, ya fuera solos, acompañados de sus padres o ayudados por ellos si ya estaban asentados en el país. En todo caso, eran niños sin permiso para residir en el país, pero que pudieron inscribirse en escuelas primarias o secundarias en territorio estadounidense. Al acercarse la mayoría de edad, se enfrentaban a necesidades como cursar estudios superiores, buscar un trabajo, tener un permiso de conducir, etc, pero a menudo se enfrentaban con el escollo de no poder conseguirlo por la falta de papeles. También vivían con la amenaza constante de ser deportados. 

¿Qué es el DACA?

DACA son las siglas en inglés del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, lanzado en 2012 por el entonces presidente Barack Obama para proteger de la deportación y conceder permisos de trabajo a estos inmigrantes. El permiso tenía vigencia de dos años y era renovable.

¿Cuántos 'dreamers' hay?

El programa ha beneficiado a 787.580 jóvenes indocumentados, según los últimos datos del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), publicados en marzo. Para acceder al plan, esos jóvenes tuvieron que probar que habían llegado a EE UU antes de los 16 años, que no tenían antecedentes penales y que cursaban estudios de educación secundaria o en la universidad. Los inscritos pudieron frenar su deportación, obtener permiso de trabajo y en muchos estados una licencia de conducir.

Se calcula que en Estados Unidos viven unos 11 millones de inmigrantes indocumentados.

¿De dónde vienen y dónde viven?

Según los últimos datos del USCIS, el 78 % de los beneficiarios de DACA proceden de México; exactamente hay 618.342 soñadores mexicanos. Les siguen los salvadoreños (28.371), los guatemaltecos (19.792) y los hondureños (18.262).

Los estados con más soñadores son California (242.339) y Texas (140.688), donde viven en total más de 25 millones de hispanos. Los siguientes estados con mayor cantidad de beneficiarios de DACA son Nueva York (49.710), Illinois (45.663) y Florida (39.843).

¿A qué se dedican?

Un 46 % está actualmente estudiando y, de ellos, un 83 % también trabaja, según un estudio del Center for American Progress, un centro de pensamiento considerado progresista. Según ese estudio, al poco de recibir DACA, el 6 % de los jóvenes iniciaron un negocio, una iniciativa que incluye desde empresas de tecnología a portales de artesanía en Internet pasando por compañías de asesoramiento para la preparación de la declaración de impuestos.

En total, el 91 % de los beneficiarios de DACA actualmente está trabando, una cifra que aumenta a un 93 % entre aquellos mayores de 25 años, según datos del mismo centro. El programa también ha tenido un efecto positivo en sueldos, pues el salario medio de los soñadores se ha incrementado en un 69 % al pasar de 10,29 dólares por hora a 17,46.

Después de recibir DACA, los jóvenes experimentaron importantes mejoras laborales, ya que un 54 % consiguió un empleo que encaja mejor con su formación, mientras que otro 56 % accedió a un puesto con mejores beneficios sociales, como por ejemplo cobertura médica.

¿Por qué ha sido cancelado el DACA?

El fin del DACA es una promesa de campaña de Trump. El presidente de EE UU lo ha presentado como una decisión que prioriza los empleos y la seguridad de los "trabajadores ciudadanos estadounidenses". "Antes de preguntarnos qué es justo para los inmigrantes ilegales, debemos de preguntarnos qué es justo para las familias estadounidenses, para los estudiantes, para los contribuyentes y para los que buscan empleo", consideró Trump en un comunicado .

El mandatario también afirma que la decisión fuerza ahora al Congreso a meterse en una reforma migratoria. La Casa Blanca considera que la protección a los dreamers se hizo por un decreto del Ejecutivo y no por una reforma de la ley. COn este cambio, los congresistas se verán forzados a "hacer su trabajo".

¿Qué pasará con ellos?

La eliminación de DACA podría desembocar en la deportación de 685.000 trabajadores, lo que provocará una pérdida de más de 460.300 millones de dólares para el producto interior bruto (PIB) de EEUU en la próxima década, según el Center for American Progress.

Hay algunas salidas. El departamento de Seguridad Interior permitirá que aquellos dreamers cuyo permiso se vence antes del 5 de marzo de 2018 puedan solicitar una renovación, por otros dos años. Pero deben solicitarlo antes del próximo 5 de octubre.

Otra posibilidad viene del Congreso. El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, ya ha anunciado que buscará consenso con el presidente Trump y los líderes del Senado para aprobar una ley que permita ayudar a los inmigrantes indocumentados.

Ryan ya pidió la semana pasada a Trump que mantuviera el DACA; ahora tiene seis meses para lograr que el Legislativo encuentre una alternativa. El Congreso, el único con poder para cambiar el sistema migratorio, debe encontrar una solución para regularizar la situación de los jóvenes indocumentados.

¿Lo aprueban en EE UU?

Cuando el programa fue anunciado en 2012, contaba con el apoyo del 63 % de los adultos de Estados Unidos, un respaldo que se ampliaba hasta el 89 % entre los hispanos, según el Pew Research Center. Según una encuesta de noviembre de 2016 y elaborada por el Global Strategy Group, el 58 % de los estadounidenses rechazaba cualquier esfuerzo para derogar DACA, mientras que el 28 % apoyaban su eliminación.