Piscina romana
Vista general de la "Natatio" (piscina cubierta) de la ciudad romana de Iesso, en Guissona (Lleida). LAURENT DOMINIQUE/EFE

Los arqueólogos dirigidos por el profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) Josep Guitart, investigador del Instituto Catalán de Arqueología Clásica , han descubierto en la localidad leridana de Guissona una piscina romana de agua fría de más de 70 metros cuadrados que permite datar las termas de la ciudad entre el 40 y 60 dC, época de los emperadores Claudio y Nerón..

El año que viene continuarán las excavaciones de la ciudad romana de Iesso

La campaña ha permitido también descubrir restos de las columnas que adornaban la piscina. "Gracias al cierre de la campaña de este año hemos podido valorar la magnitud del yacimiento y justificar la necesidad de continuar con nuevas excavaciones que completen todas las instalaciones del parque arqueológico", dijo Guitart.

El investigador presentó hoy la campaña de este año, que finalizó hace dos semanas. El año que viene, su equipo continuará las excavaciones de la ciudad romana de Iesso para profundizar en las zonas calientes de las termas.

El complejo termal ocupaba unos 1.600 metros y se estructuraba en tres partes: la primera, dedicada a los baños termales; otra, a servicios, como vestuarios o salas de masaje y la última dedicada al ejercicio físico que contaba con dos espacios, uno al aire libre y otro cubierto.

Fruto de los trabajos de investigación de los años 70, las excavaciones de las termas de Guissona comenzaron en 2004

El Patronato de Arqueología de Guissona ha contado este año con un presupuesto de 170.311 euros. Para excavar las termas, las consellerias de Trabajo y de Cultura aportaron 18.434 euros, a los que se suman los 98.755 aportados por el Ayuntamiento para adecuar el Espai Fascina. Según Guitart, para cubrir las necesidades de la próxima campaña serán necesarios 220.000 euros.

Fruto de los trabajos de investigación de los años 70, las excavaciones de las termas de Guissona comenzaron en 2004. Además del parque arqueológico, que está a las afueras de la ciudad, los arqueólogos han trabajado en el centro de la actual Guissona, donde han encontrado restos de edificaciones públicas de época romana.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE LLEIDA