«Acepto lo que tenga que aceptar, hasta si fui el que hizo lo de las Torres Gemelas si es necesario». Así de desesperado se mostró  el ex alcalde de Marbella Julián Muñoz en el juicio contra él y otros ex GIL por conceder una licencia ilegal para construir 66 viviendas.

Muñoz aseguró este lunes que siempre actuó en el Ayuntamiento «dentro de la más absoluta legalidad» y justificó haberse conformado en juicios anteriores –está acusado en 83 procedimientos urbanísticos– en el tiempo que lleva preso y enfermo. Por ello, afirmó que no quiere pasarse el resto de su vida en la cárcel.

Muñoz, que lleva 17 meses en prisión, ha señalado que, si no se toma la decisión que se tiene que tomar, pasará 83 años en la cárcel.

En el último juicio contra Julián Muñoz, aceptó la pena de nueve años de inhabilitación y 9.000 euros de multa que pedía para él la fiscalía por otro delito urbanístico.

Al igual que el resto de ex ediles del Grupo Independiente Liberal (GIL) procesados en el denominado 'caso Incopromar', Muñoz ha explicado que los concejales aprobaban o no los puntos incluidos en el orden del día de las comisiones de gobierno según un listado, que la mayoría ha llamado "cuadernillo", en el que se indicaba si contaban con informes técnicos y jurídicos favorables o desfavorables, y del que el secretario municipal daba cuenta.

 

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MÁLAGA.