Los vigilantes verdes
La edila Adela Martínez-Cachá junto a los vigilantes verdes.

Desde ayer habrá un vigilante en 75 jardines de El Palmar, Beniaján, Cabezo de Torres, Espinardo y Puente Tocinos (entre todos, 64.216 habitantes).

Los cinco vigilantes verdes, como se denomina a este servicio que empezó a funcionar hace un año en seis jardines del casco urbano de Murcia, trabajarán de 17.00 a 20.00 horas, de lunes a viernes. Los fines de semana y festivos, lo harán de 10.00 a 13.00 horas y de 17.00 a 20.00 horas.

El servicio consiste en detectar averías en el sistema de riego, iluminación, mobiliario urbano, juegos infantiles, falta de flores o vigilar el estado del pavimento de las que dan parte a la Concejalía de Parques y Jardines.

El año pasado, las principales incidencias detectadas por los vigilantes fueron las producidas por actos vandálicos

También llevan un teléfono móvil para avisar a la Policía Local si observan altercados violentos. El año pasado, las principales incidencias detectadas por vigilantes verdes fueron producidas por actos vandálicos, seguido de roturas en el mobiliario urbano, pintadas en los monumentos y en juegos infantiles.

Además, los vigilantes reparten hojas de sugerencias a los vecinos para que las rellenen y expliquen los arreglos que hacen falta. En lo que va de año, desde la puesta en marcha del servicio, la Concejalía de Parques y Jardines ha recibido las sugerencias de 150 vecinos.