Rusia
Cadetes navales en una ceremonia en San Petersburgo. Anatoly Maltsev / EFE

Rusia ha advertido de que el recrudecimiento de la crisis diplomática con Estados Unidos empuja la relación entre ambos países hacia "un final mortal", a pesar de los esfuerzos de sus gobiernos para reconstruir los lazos bilaterales.

"Los nuevos pasos empujan todavía más nuestras relaciones bilaterales hacia un final mortal", ha dicho el consejero de política exterior del Kremlin, Yuri Ushakov, en un encuentro con los medios de comunicación celebrado este viernes en Moscú.

Ushakov ha subrayado además que esta última decisión "contradice los anuncios de alto nivel" realizados por la Administración de Donald Trump para mejorar las relaciones. "Ha habido palabras, pero no hay voluntad de cooperación", ha indicado.

"Dura" respuesta

El ministro de Exteriores, Sergei Lavrov, ha señalado horas antes que, si bien Moscú desea una relación de amistad con Washington, responderá "duramente" a cualquier medida adoptada por Estados Unidos que dañe a Rusia.

La crisis se desató el año pasado, cuando el Gobierno de Barack Obama ordenó expulsar a 35 oficiales y embargar dos inmuebles de la diplomacia rusa en Estados Unidos, en respuesta a la supuesta injerencia del Kremlin en las elecciones a la Casa Blanca.

El presidente ruso, Vladimir Putin, contestó este verano ordenando a Estados Unidos que reduzca el personal diplomático que tiene acreditado en Rusia a 455 miembros, para que los dos países cuenten con una misión de tamaño similar.

El jueves, Estados Unidos contraatacó con la orden de cerrar el consulado en San Francisco y otros dos anexos en Nueva York y Washington con el 2 de septiembre como fecha límite.