Los sindicatos lo marcaron como una de sus prioridades en Castilla y León para este año, pero de momento no han podido lograr su objetivo: pactar con los empresarios un acuerdo de mínimos para los cerca de 50.000 trabajadores de la región que no tienen convenio de empresa ni sectorial.

De hecho, hoy se van a reunir CC OO y UGT para agilizar el asunto.

Según el responsable de Acción Sindical de la Unión General de Trabajadores, Roberto Rabadán, está parado porque los empresarios quieren alargarlo el máximo tiempo posible con «estudios y más estudios».

Objetivo 1.000 euros

«Nosotros pedimos que el salario de referencia sean los 800 euros al mes (cuando empezaron a hablar el año pasado eran 700 1) y con unas subidas lineales para que se pudiera alcanzar el objetivo de los 1.000 euros en tres años», explica.

15.000 trabajadores se calcula que en Valladolid no tienen ningún convenio que regule su empleo.

Sin embargo, la Confederación de Empresarios ha respondido con una propuesta que no especifica el dinero y pide hacer un estudio de los sectores afectados y si existen en otras regiones extenderlos para Castilla y León, según la organización sindical.

«Esto supondría alargar mucho lo que nosotros queremos, que es implantar el acuerdo y a partir de ahí fijar una estructura provincial, o en su defecto regional, para que se firmen los convenios en los sectores donde aún no existen», señala.

Además el acuerdo que proponen los sindicatos, también incluiría una cláusula específica para las indemnizaciones en caso de muerte o invalidez y si el trabajador está de baja que se cubra el 100% de los emolumentos que marca el convenio.

UGT asegura que de estas pretensiones no van a bajar porque de lo que se trata es de establecer unos derechos mínimos para los trabajadores que no tengan convenios: «Y lo que pedimos sólo permite un mínimo de dignidad».

Los empresarios no hablan

La Confederación de Empresarios de Castilla y León (Cecale) es la encargada de negociar con los sindicatos este acuerdo, que algunos denominan de vacíos y otros de mínimos.

Sin embargo, prefieren no hablar y lo único que reconocen es que se está hablando.

En su propuesta no han querido incluir ninguna cantidad al sueldo, que es el punto que más llama la atención de los trabajadores afectados.

Los sindicatos ya les han acusado de bloquear el pacto para alargar los plazos.