Theresa May activa el 'brexit'
La primera ministra británica, Theresa May, firma la carta con la que el Reino Unido solicitará formalmente la retirada del país de la Unión Europea. Jay Allen / EFE

Un millón de trabajadores europeos, el 3,1% de la población activa del Reino Unido, podría abandonar el país tras el brexit, según un estudio internacional encargado por KPMG.

El estudio, Efectos del brexit sobre los ciudadanos de la Unión Europea, revela que, aunque el 45% de los ciudadanos europeos que trabajan en el país planean quedarse, un 35% se está planteando marcharse, y el 8% ya ha tomado la decisión de hacerlo. Las empresas serán las que desempeñen una función "crucial" en este sentido, pues el 51% de los ciudadanos europeos que trabajan en el Reino Unido espera que sus compañías les pidan que se queden.

Los trabajadores de la UE más proclives a abandonar el Reino Unido son los denominados por el estudio como Indey, correspondientes a las siglas en inglés de: independientes, solicitados, formados y jóvenes. En esta descripción se encuentra el 50% de los encuestados con doctorado y el 39% de los que poseen una titulación de posgrado, que afirman que se están planteando irse del Reino Unido. Igualmente, el 52% de los que ganan entre 50.000 y 100.000 libras planea marcharse o se lo está planteando.

El socio responsable de brexit e internacionalización de KPMG en España, Antonio Hernández, afirma que el estudio "subraya la importancia" que va a tener la "actuación de las empresas" para que el Reino Unido evite una "fuga de talento" derivada de la posible salida del país de la UE, ya que más de la mitad de los ciudadanos europeos que trabajan en el Reino Unido no ha tomado una decisión al respecto.

En este contexto, de acuerdo a las previsiones de KPMG, se espera un "aumento de la competencia por el talento" entre las empresas en los próximos años, y un gran número de ellas buscarán "complementar" sus plantillas mediante inteligencia artificial, robótica y automatización.