La actuación se realizó cuando la Guardia Civil detectó que varios establecimientos de estancia rural no habían comunicado, en el plazo de 24 horas desde la entrada de los huéspedes, la identidad de alguno de ellos, según informan fuentes de la Benemérita en comunicado de prensa.

Esta comunicación se realiza vía telemática, a través de una aplicación informática que permite a la Guardia Civil conocer, de forma inmediata y eficaz, la filiación de las personas que se alojan en los distintos establecimientos de hostelería del municipio.

La citada Ley Orgánica establece que esta comunicación debe realizarse, inexcusablemente, en menos de 24 horas desde la entrada del huésped al alojamiento, lo que facilita a los agentes, con las debidas garantías para la protección de datos de los ciudadanos, velar por la seguridad ciudadana.

La Guardia Civil ha inspeccionado los cinco establecimientos de hostelería, cuatro de los cuales, además, carecían del correspondiente libro de registro de entrada de huéspedes.

Según explican las mismas fuentes, los presuntos infractores se enfrentan a sanciones, por infracciones leves, con multas que oscilan entre los 100 y los 600 euros.

Consulta aquí más noticias de Murcia.