Fernando Rodríguez Villalobos
Fernando Rodríguez Villalobos EUROPA PRESS/FAMP

La Diputación de Sevilla prevé celebrar este mes de septiembre un pleno extraordinario, para aprobar las bases de la nueva edición de su Fondo de Anticipos Reintegrables (FEAR), gracias al cual la institución provincial ofrece adelantos económicos a los ayuntamientos, con cargo a su posterior recaudación tributaria. Al igual que en la edición de 2016, saldada con anticipos por valor de 52,6 millones de euros en favor de 63 ayuntamientos, esta nueva edición del FEAR contará con un montante disponible de 70 millones.

El presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, ha informado este viernes en rueda de prensa sobre los pormenores de la edición 2017 del Fondo de Anticipos Reintegrables de la institución provincial. Se trata de un fondo económico destinado a ofrecer a los ayuntamientos anticipos sin intereses, ciñendo su devolución a los tributos que recauda en su nombre el Organismo Provincial de Asesoramiento Económico y Fiscal (Oapef).

Este instrumento, nacido en 2007, cerró su edición de 2016 con anticipos por valor de 52,64 millones de euros concedidos en favor de 63 ayuntamientos, después de poner a disposición de los mismos un total de 70 millones de euros. La nueva edición del FEAR, según ha manifestado el presidente de la Diputación, contará también con 70 millones de euros a disposición de los municipios.

A tal efecto, la institución provincial prevé celebrar durante este mes un pleno extraordinario, al objeto de aprobar las bases de esta nueva edición del FEAR y publicar la convocatoria, para que presenten sus solicitudes los ayuntamientos que necesiten los mencionados anticipos.

HASTA SEIS LÍNEAS

Este año, las bases contemplarán seis líneas de anticipos reintegrables, para el pago de préstamos "de mandato" concertados para el saneamiento del remanente de tesorería o el cumplimiento de sentencias firmes; para sufragar préstamos a largo de plazo concertados para la financiación de inversiones; para la refinanciación de operaciones de crédito a largo plazo concertadas con anterioridad; para la cancelación anticipada de deudas fraccionadas con la Seguridad Estatal o la Agencia Tributaria; para atender necesidades transitorias de tesorería y, por último, para la conversión de deudas a corto plazo en operaciones de crédito a largo plazo.

Villalobos ha expuesto que además de "novedades" como la sexta y nueva línea de anticipos, otra de las "innovaciones" de la nueva edición del FEAR es que además de estar disponible para los ayuntamientos y entidades locales autónomas (ELA), abre su abanico a las mancomunidades y consorcios que tengan convenio suscrito con el Opaef. "Hemos ampliado el objeto y el ámbito de este instrumento", ha dicho, señalando que estos anticipos reintegrables constituyen una herramienta de "ahorro" para los ayuntamientos, que al contar con la liquidez ofrecida por la Diputación no se ven obligados a concertar préstamos con sus correspondientes intereses.

Al respecto, ha abundado que después de que este instrumento naciese allá por 2007, la Diputación ha puesto a disposición de los ayuntamientos más de 208 millones de euros en concepto de anticipos, motivando un "ahorro financiero" en el conjunto de los consistorios sevillanos, por encima de 26,45 millones de euros.

"El FEAR es una herramienta imprescindible y ha sido decisivo para la mejoría económica de los ayuntamientos", ha defendido Villalobos, señalando especialmente el papel de este fondo en los años más duros de la crisis, en los que no pocos consistorios sufrieron verdaderas situaciones de "asfixia" económica.

Así, el presidente de la Diputación ha manifestado que con la ya próxima aprobación de las bases de la nueva convocatoria, la institución provincial pondrá de nuevo "en carga" estos anticipos reintegrables, para el conjunto de ayuntamientos sevillanos.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.