Según ha informado el Consistorio, sobre las 20.00 horas se recibió una llamada alertando sobre las molestias que generaba el evento, que congregó a un gran número de personas.

Los agentes se desplazaron a la zona y comprobaron que en los alrededores del establecimiento hotelero se escuchaba música a un volumen muy elevado.

Tras entrevistarse con el responsable del negocio y solicitar los permisos, éste no pudo aportar documentación ya que la fiesta no había sido comunicada al Ayuntamiento.

Así, los agentes cursaron un "acta de inspección de establecimientos" para constatar esta irregularidad, de manera que ahora se abrirá un expediente sancionador.

Igualmente, la Policía Local encargó una sonometría para determinar si se han vulnerado los límites establecidos.