La locutora del metro de Londres
Emma Clarke, locutora del metro de Londres, ha sido despedida por parodiar sus propios mensajes. EVENING STANDARD / ARCHIVO
La fama del sentido del humor inglés queda en entredicho después de que el Metro de Londres haya despedido a la mujer que daba voz a sus mensajes de aviso por las parodias que ha publicado en su página web.

Emma Clarke, locutora profesional que trabaja también haciendo interpretación radiofónica o prestando su voz para televisión, ha sido despedida por grabar y publicar en su web varios anuncios, en el mismo tono neutro que utiliza para las advertencias del suburbano, en los que bromea con mensajes impensables.

En ellos, se lanza con mucha sorna a hacer burla de los usuarios. A los que hacen sudokus les recuerda que son sólo pasatiempos y que no impresiona más el hecho de que tengan números. A los turistas estadounidenses les avisa de que probablemente estén hablando demasiado alto. Al mirón discreto le llama pervertido por observar el escote de la viajera de enfrente mientras disimula con el periódico.

El blog, además de las parodias, incluía además muchos elementos sobre la vida profesional de Emma: cómo cuidar la pronunciación, los motivos por los que no hará nunca porno, su opinión sobre el trabajo de otros locutores o imitaciones del estilo de famosos anuncios ingleses.

"Algunas de las parodias son muy divertidas. Pero Emma es bastante tonta al bromear sobre el servicio de sus clientes", ha señalado un portavoz del Metro al Evening Standard al anunciar su despido.