Un juzgado de Santander, el de lo Penal número 2, tardó tres años y siete meses en poner fecha a un juicio por el robo de un bolso, desde que el instructor le entregó la causa ya completa hasta que citó a las partes para celebrar la vista oral.

En un sentencia dada a conocer hoy, la Audiencia de Cantabria califica de "desproporcionado" el tiempo que ese juzgado tuvo parada la causa sin justificación, por lo que concede al procesado la atenuante de dilaciones indebidas y le reduce la condena.

Retrasos habituales

Ésta no es la primera vez que la Audiencia Provincial se ve obligada a reducir las condenas impuestas por el Juzgado de lo Penal número 2 de Santander por el retraso que acumula en su trabajo.

El tribunal tuvo que reducir a la tercera parte la condena dictada contra un maltratador

A principios de este año, el tribunal tuvo que reducir a la tercera parte la condena dictada contra un maltratador porque el juez de lo Penal número 2 dejó pasar un año y cuatro meses desde que juzgó el caso hasta que dictó la sentencia.

Lo mismo ocurrió en mayo con un contratista que estafó a su cliente, al que se redujo la condena en apelación porque el juez de lo Penal había tardado un año y siete meses en dictar la sentencia.

Y hace unas semanas, la Audiencia de Cantabria rebajó de cinco a tres años de cárcel la condena impuesta a un preso de El Dueso (Santoña) que hirió con un cuchillo a otro interno tomando como atenuante la "absoluta paralización del proceso durante más de dos años y medio una vez que llegó la causa al Juzgado de lo Penal".

Los retrasos del Juzgado de lo Penal número 2 de Santander han llegado hasta tal punto, que la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) se ocupa de ellos en su última memoria anual, la correspondiente a 2006.

El TSJC reconoce en esa memoria que el Juzgado de lo Penal número 2 terminó el 2006 con una bolsa de 823 de procedimientos pendientes de resolución. Y también indica que, a 31 de diciembre, ese mismo Juzgado tenía 227 causas ya juzgadas y pendientes de sentencia.

El Tribunal Superior de Justicia ha pedido al Ministerio refuerzos que ayuden a reducir ese atasco, porque la situación en la que ahora se encuentra ese juzgado, advierte, provoca dos consecuencias: "por un lado, la alegación y en ocasiones aplicación sistemática de la atenuante de dilaciones indebidas y, por otro, el riesgo de prescripción de determinados asuntos".

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SANTANDER