Polémica ley del aborto en Texas
Mujeres vestidas con trajes de época sostienen carteles con el lema "Yo gobierno mi cuerpo", durante una sesión especial de la Legislatura del estado de Texas, en Austin (EEUU). El senado de Texas debate la aprobación de una ley sobre el aborto que la convertiría en una de las más restrictivas del país. Ashley Landi / EFE

Un juez federal estadounidense suspendió de manera temporal , un día antes de su entrada en vigor, una ley con la que el estado de Texas pretendía restringir los abortos en el segundo trimestre del embarazo.

La norma, aprobada durante la sesión legislativa ordinaria de este año, veta los abortos de dilatación y legrado, es decir, aquellos que requieren que los médicos usen instrumentos quirúrgicos para agarrar y retirar el feto del interior del aparato reproductivo femenino.

El magistrado, Lee Yeakel, con tribunal en Austin (Texas), ordenó que los médicos y los proveedores de atención médica de Texas puedan seguir utilizando este procedimiento de momento, considerado "el más seguro" por profesionales médicos especializados.

"Sin esta orden de bloqueo, las mujeres y sus médicos quedarían con procedimientos de aborto más complejos, arriesgados, caros y que a menudo requieren hospitalización", escribió el juez en su fallo.

Yeakel también estableció una audiencia para el próximo 14 de septiembre en Austin para considerar si emite un mandato para impedir a Texas implementar la norma de forma definitiva en un futuro.

La cuestión, como la mayoría de las leyes impugnadas que buscan restringir el aborto, está destinada a una batalla legar en los tribunales superiores, según señalaron los medios locales.

El fiscal general de Texas, el republicano Ken Paxton, apuntó en un comunicado que está "decepcionado" por el fallo, pero aseguró que sigue comprometido con la defensa de la ley y de los no nacidos ante los tribunales.

"Los abortos por desmembramiento son horribles e inhumanos, lo que hace preocupante que un tribunal de distrito bloquee una norma que busca proteger la vida de los niños no nacidos de una práctica tan bárbara", apuntó el procurador.

La demanda contra la ley la presentaron en julio el Centro de Derechos Reproductivos y el grupo de planificación familiar Planned Parenthood, el mayor de EE UU, en nombre de varios proveedores de salud de mujeres en el estado de la estrella solitaria.