María Jesús Arriaga
Arriaga, en una foto de archivo de 1997. Efe
La Gendarmería francesa ha detenido en la localidad vascofrancesa de Saint-Martin-d'Arrosa a la etarra María Jesús Arriaga, que formó parte del comando Madrid de ETA a mediados de los años noventa, y a la que se relaciona con el atentado sufrido por José María Aznar en 1995.

En 1992 huyó, junto a su hermano Rufino, a Francia

Según han informado fuentes de la lucha antiterrorista, Arriaga ha sido arrestada en cumplimiento de antiguas requisitorias de la Justicia española.

El 24 de marzo de 2006 el Consejo de Ministros acordó solicitar a las autoridades francesas la extradición de Arriaga, reclamada por el asesinato en grado de tentativa de un policía nacional en 1985 en Pamplona.

El Gobierno ya había pedido la entrega de esta etarra en septiembre del 2001, sin que Francia respondiera a esta primera solicitud.

Los hechos por los que se pidió la extradición ocurrieron el 7 de mayo de 1985, cuando Arriaga conducía un vehículo de su propiedad en el que circulaban otros tres miembros del comando y, en una calle de Pamplona, localizaron el coche de un teniente de la Policía Nacional.

Mientras Arriaga esperaba en el interior del coche, los otros tres terroristas colocaron el artefacto explosivo, compuesto por 1,2 kilos de Goma 2, en los bajos del coche del policía.

El artefacto hizo explosión cuando el policía arrancó su coche, causándole la amputación de un brazo y de las dos piernas.

Ya condenada 

La etarra ahora detenida fue condenada en 1999 a ocho años de prisión por su pertenencia al comando Madrid junto a su hermano Rufino, a quien la Policía española relaciona también con el asesinato del entonces ex presidente del Tribunal Constitucional Francisco Tomás y Valiente, en 1996.

Miembro del 'Comando Madrid'

María Jesús Arriaga -nacida en Beasain (Guipúzcoa) el 4 de abril de 1956-, es considerada por las Fuerzas de Seguridad como miembro del comando Madrid desde 1990 cuando recibe el encargo de montar la infraestructura de este comando.

En junio de 1992 alquila un piso en el número 71 del paseo de Extremadura, de la capital, que es ocupado por los etarras Jose Javier Arizcuren, Kantauri, y Soledad Iparraguirre Guenechea, Anboto.

En las proximidades de este piso se cometieron diversos atentados, entre ellos la colocación de un artefacto en el vehículo en el que viajaban Irene Villa y su madre.

En esa época, según la información policial, compatibilizó sus labores dentro del comando con un trabajo de asesora en el Instituto de Idiomas, primero, y en unas oficinas de una multinacional, posteriormente.

En 1992 huyó, junto a su hermano Rufino, a Francia, al detectar éste que estaba siendo vigilado por la Guardia Civil.