La Policía ha detenido a un vecino del distrito madrileño de El Pardo por hurtar tiras de cupones a vendedores invidentes.Según ha informado hoy la Jefatura Superior de Policía de Madrid, se da la paradoja de que el detenido, Jesús R.C., de 57 años, tiene su domicilio en la calle Braille.

Al parecer su pretensión no era revenderlos más tarde, sino quedarse con ellos por si los boletos resultaban agraciados con el premio, circunstancia que se dio, al menos en una ocasión, ya que el 10 de noviembre presentó a cobro varios boletos agraciados, previamente sustraídos.

El supuesto ladrón se quedaba con los cupones y una vez resultó agraciado.
La primera denuncia se presentó en la comisaría de Ciudad Lineal a primeros del mes en curso.

Un invidente acudió a la dependencia policial para manifestar que un individuo se había acercado a su quiosco, en la calle García Noblejas, le había solicitado varias tiras de cupones y una vez entregadas, el desconocido se había dado a la fuga a la carrera.

A esta denuncia, y con el mismo modus operandi, le siguieron otras de quioscos ubicados en las calles Emilio Ferrari , Paredes de Nava y Carpintería.

Las dificultades que tuvo la policía para identificar al presunto autor resultan obvias por la evidente imposibilidad de las víctimas, a la hora de describir su apariencia física o vestimenta. Pero tras localizar a testigos que presenciaron las fugas, se pudo, junto a otros indicios, averiguar su identidad, y localizar su domicilio, en la calle Braille, en El Pardo.

El detenido cuenta con un largo historial delictivo, ya que ha sido detenido en varias ocasiones por robo con fuerza, hurtos y estafa. Jesús R. fue detenido cuando salía de su vivienda. Una vez en dependencias policiales, solicitó asistencia médica y debido a problemas de salud, fue ingresado en el hospital Ramón y Cajal.

Allí se le tomó declaración en presencia de su abogado, pero debido a estas circunstancias, y al hecho de tener domicilio conocido, el instructor de las diligencias decidió que fuera puesto en libertad, a la espera de que la autoridad judicial le requiera.